PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La policía de Israel pide imputar a Netanyahu por corrupción y cohecho

H

 

El primer ministro dice que no está dispuesto a dimitir

A.P.G.

14 Febrero 2018 11:05

La brigada antifraude de la policía israelí acusó este martes de corrupción al primer ministro Benjamin Netanyahu, de 68 años. La brigada recomienda a la fiscalía que el primer ministro sea imputado por cohecho y abuso de confianza.

Netanyahu lleva siendo investigado desde hace más de un año y ha sido interrogado en seis ocasiones. El primer ministro ha negado todas las acusaciones y ha anunciado que no piensa dimitir, según recoge The Guardian.

“La policía concluyó que existen suficientes pruebas contra el primer ministro para inculparle por haber aceptado sobornos, por fraude y por abuso de confianza”, indicó un comunicado oficial de los servicios policiales.

Los informes de recomendación de la brigada antifraude por el momento no tienen carácter vinculante, pero sí ponen en riesgo la estabilidad del primer ministro en el futuro. Según la prensa israelí, en un 60% de casos la justicia no sigue las propuestas de estas recomendaciones.

El primer ministro Netanyahu recordó que esas “recomendaciones no tienen valor jurídico en ningún país democrático”. Aseguró que no piensa hacer nada al respecto y que seguirá liderando “Israel con responsabilidad y compromiso”.

El caso de "los regalos" involucra al propio Netanyahu y a su familia, quienes al parecer recibieron regalos valiosos de multimillonarios, incluyendo cigarros, champagne rosado y joyas. El primer ministro está acusado de haberse embolsado un millón de shequels en regalos (unos 250.000 euros).

El las últimas dos décadas, el primer ministro y su familia han sido investigados en numerosas ocasiones. La primera de ellas se produjo en 1997 cuando estuvo en duda la designación de un fiscal general en la que participó Netanyahu.

Ahora también está siendo investigado por un caso que incumbe al responsable de un gran grupo de comunicación isarelí, Yedioth Ahronoth, con quien al parecer mantuvo una estrecha relación para solicitar propaganda encubierta y dañar a sus opositores.

La ministra de Justicia, Ayelet Shaked, aseguró que el primer ministro no está obligado, por ahora, a dimitir tras esa acusación policial. Por su parte, partidarios del primer ministro solicitaron al Tribunal Supremo que prohibise a la policía recomendar imputaciones contra altos cargos.

El Tribunal Supremo ha desestimado esta petición, según EFE.

share