PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La increíble historia del hombre que habría quemado su casa estando a 400 km Now

Now

La increíble historia del hombre que habría quemado su casa estando a 400 km

H

 

A pesar de que ese día estaba a 400 km de distancia, la aseguradora le acusa de haber quemado su casa. De momento, la empresa se ha salido con la suya

06 Septiembre 2016 19:57

El 9 de septiembre de 2011, el millonario británico Christopher Robinson, cercano a los setenta años, estaba visitando la ciudad de Hamilton junto a su mujer e hijos. Era de noche y estaba a más de 400 kilómetros de su casa cuando recibió la noticia: su mansión de 1,6 millones de dólares –y su Mercedes Clase E– se estaba incendiando.

Robinson se había trasladado en 2005 a la isla del norte del país para seguir prosperando en sus negocios, pero en menos de seis años vio como sus sueños se redujeron, literalmente, a cenizas. Lo único que podía salvar su situación mínimamente era el seguro que tenía contratado con IAG. Pero, cinco años después del accidente, la deuda sigue sin cobrarse.

fire rihanna eminem love the way you lie


De víctima a acusado.

Al parecer, los investigadores de IAG descubrieron que fue Robinson quien provocó el incendio… aun estando a medio país de distancia. Así lo explica la revista neozelandesa Stuff.

La teoría que sostienen es que Robinson utilizó el ordenador Acer que hallaron en la casa conectado a dos impresoras para iniciar el incendio.

Robinson habría iniciado sesión en el Acer de forma remota con su Macbook Pro y habría enviado un comando a una de las impresoras para que imprimiera un papel que activaría una cuerda. La cuerda se conectaría con un interruptor de una batería de 12 voltios, y ésta se calentaría para encender un fósforo unido a un líquido inflamable que, finalmente, acabaría quemando toda la casa. Las marcas encontradas en el hogar también sugieren que se utilizó un acelerador del fuego como la gasolina.

Vamos, que en IAG creen que Robinson quería quemar su casa para recibir el dinero del seguro, y, para ello, elaboró un plan digno de Ocean’s Eleven.

Pese a lo descabellada que resulta la teoría, la prueba de que Robinson se conectó a través de forma remota a su Acer fue suficiente como para que la policía la tomara en serio. Así, de víctima pasó a ser acusado de provocar un incendio y reclamar una bonificación económica fraudulenta.

mr robot money on fire season 2 fire usa


Al final, Robinson se ha declarado en quiebra y ha pasado nueve meses en detención domiciliaria.

Aunque la broma le ha costado al magnate toda su fortuna, pues ha tenido que declararse en quiebra, IAG continúa insistiendo. Eso sí, a principios de este año le reclamaron pruebas de que había encendido la impresora y…  no encontraron nada.

Robinson sostiene que el incendio fue provocado por intrusos, aunque todavía no ha conseguido pruebas que lo demuestren. Por culpa de enviar un email a IAG explicando que les desacreditaría si no pagaban automáticamente, se ha ganado una acusación de extorsión que ya le ha valido nueve meses de detención domiciliaria.

Sin recibir un euro y prácticamente arruinado, Christopher Robinson ha perdido su vida de ensueño por culpa de un desastre por el que nadie quiso responder. Probablemente tenga más cuidado la próxima vez que tenga que elegir una compañía de seguros.

[Vía Independent]


share