PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Londres consume tanta cocaína que las anguilas del Támesis están hiperactivas Now

Now

Londres consume tanta cocaína que las anguilas del Támesis están hiperactivas

H

Adobe Stock
 

Los científicos han revelado que la orina con restos de cocaína está dañando la vida silvestre del río

PlayGround

23 Enero 2019 12:45

El Brexit y la presión asfixiante a Theresa May ocupaba las portadas de los tabloides británicos hasta que saltó la noticia durante la hora del té. Y ahora no se habla de otra cosa. Según la publicación científica de un equipo del King's College de Londres, las anguilas del río Támesis se están volviendo hiperactivas debido a los altos niveles de cocaína en las aguas residuales de la ciudad.

The Global Drug Survey ha finalizado su encuesta anual sobre consumo de drogas con 165 mil respuestas. Los investigadores aseguran que en Londres, la cocaína se está entregando a domicilio más rápido que la pizza. Se culpa a las nuevas tecnologías y a Internet de este cambio que ha multiplicado el uso de drogas. Con la implantación de centenares de cámaras de seguridad, los camellos y los compradores prefieren cerrar la compra venta de droga a través de Internet. Esto ha disparado el consumo que ya no es algo ocasional de los fines de semana relacionado con el ocio. Ahora Londres consume cocaína a diario y a un ritmo constante durante la semana.

593585dcb74af449018b6665-750-498

Los científicos han revelado que la orina con restos de cocaína está dañando la vida silvestre del río después de fuertes lluvias porque las plantas de tratamiento de agua no logran filtrar las drogas y los restos de cocaína se acumulan en el río: "Se observaron aumentos de cocaína y benzoilecgonina 24 horas después de eventos de lluvia en los que se desborda el alcantarillado. Algo que no se ha visto en otras ciudades”.

Este extraño fenómeno sitúa a Londres como una de las ciudades con mayor consumo de cocaína del mundo. Los científicos han monitorizado una zona del río cerca del Parlamento y han encontrado que hay un nivel constante de cocaína entrando en las aguas que afecta especialmente a las anguilas. O eso se extrae tras relacionarse con un informe separado, publicado por la Universidad de Nápoles el año pasado, que mostraba que las anguilas europeas "parecían hiperactivas" cuando se ponían en agua que contenía una pequeña dosis de cocaína.

d1593ab94cc8ef111773ee2d73a09597

Falta por comprobar si hay un vínculo científico entre el daño en las anguilas y la concentración de cocaína en el río y así poder concluir que existe una relación directa. Solo que exista la posibilidad que sea cierto ha disparado los rumores y la ironía del ácido humor británico, que ya especula con los zarpazos de electricidad de la anguila y si multiplicará los voltios de descarga con los efectos de la cocaína.

[Vía The Sunday Times]

share