PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“Llegaron dispuestos a repartir”: trabajadores de Amazon denuncian cargas policiales

La segunda jornada de huelga se saldó con dos detenidos y varios heridos leves

Arte playground
 

La segunda jornada de huelga se saldó con dos detenidos y varios heridos leves

18 Julio 2018 14:28

Compartir:

Los trabajadores y trabajadoras de Amazon arrancan hoy su tercera y última jornada de huelga coincidiendo con el Amazon Prime en la base de San Fernando de Henares (Madrid). Más de medio centenar de personas se agolpan en la puerta, por turnos, dispuestos a resistir y cubrir otra nueva jornada maratoniana de 24 horas. Muchos aún recuerdan o comentan la imagen del día de ayer: la camiseta ensangrentada de un compañero después de recibir varios porrazos de los antidisturbios.

“Hoy el día transcurre con total normalidad”, explica Douglas Harper a PlayGround, delegado sindical de CCOO. El comité sindical, formado por unas diez personas, se encarga de realizar piquetes informativos, sobre todo en los cambios de turno o con los transportistas que van llegando. Unos piquetes informativos que hoy se desarrollan con “total normalidad”, pero que ayer se vieron torpedeados cuando llegaron los antidisturbios.

“Por la mañana todo fue perfectamente normal. Pero por las tardes llegaron las lecheras y directamente no nos dejaban informar. Un grupo de compañeros estaban pitando a coches en una rotonda próxima. Los agentes nos dijeron que no podíamos hacer eso”, explica Borja Gilabert, trabajador de 34 años en el departamento de “Devoluciones” y miembro del comité sindical. "Simplemente pitar", recalca. En un un vídeo facilitado a PlayGround por él mismo se observa cómo los agentes disuaden a dos personas que tratan de informar a un transportista.

Los agentes empezaron a cargar, cuenta, cuando un grupo de trabajadores increpó a los agentes por pedir la identificación a una compañera.

Vídeo cedido por trabajadores de Amazon

“Ahí empezaron a a sacar porras y a golpear. A un compañero lo tiraron al suelo con la rodilla en la cabeza, completamente inmovilizado. Y a otro de ellos le pegaron con la porra en la cabeza directamente. Le rompieron la barbilla”, relata. En ambos casos fueron detenidos y llevados a comisaría. La camiseta llena de sangre que se hizo viral pertenece a ese segundo trabajador, que acabó su segunda jornada de huelga con ocho puntos.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, citado en El País, aseguró que varios agentes también resultaron heridos, algo que no hemos podido contrastar. Y que los manifestantes entrevistados niegan en rotundo. “Solo hay que ver los vídeos”.

Alfonso*, empleado de Amazon, también se encontraba ahí en el momento de la carga. Comparte la sensación de su compañero: “Todo iba bien hasta que llegaron ellos. Se bajaron ya con los cascos puestos y las porras dispuestos a repartir”, relata a PlayGround. Él acabó con moratones en las piernas, pero no tuvo que ser atendido por los servicios médicos. En total, se estima que el martes atendieron alrededor de cuatro o cinco personas.

Según CCOO, alrededor de un 70 u 80% de los trabajadores han secundado esta huelga en los tres días de máxima facturación para la multinacional. La sede de San Fernando es una de las más grandes de Europa y cuenta con 1100 empleados. Los trabajadores denuncian que Amazon ha intentado amortiguar el impacto de la huelga contratando a trabajadores de EET (empresas de trabajo temporal) hace tan solo una semana.

Hace meses que los trabajadores de la sede madrileña se movilizan en contra de la precarización de sus condiciones laborales. El cambio de convenio, impuesto por la empresa sin pactar con los empleados, fue el punto de inflexión que originó las primeras protestas y huelga durante el mes de marzo. Los sindicatos y trabajadores denuncian que el nuevo convenio empeora sus derechos, por ejemplo, abaratando la hora extra. También critican que el modelo de producción y contratación temporal impone a los trabajadores una carga excesiva, presión e incertidumbre agotadora, persistente semana a semana.

Pese a que la empresa se había comprometido a sentarse a negociar, Harper denuncia que las negociaciones no han prosperado y se encuentran “estancadas”, de ahí que se haya impulsado esta nueva huelga durante días claves de descuento para la empresa. Esta huelga no es insólita. En Alemania y Polonia, trabajadores de esta misma empresa están protagonizando movilizaciones similares. Algunas prácticas de Amazon en estos países ya han sido duramente criticadas, por ejemplo, el "Bono Salud" alemán, un bono que premia con un plus de salario a los trabajadores —y departamentos— que nunca enferman.

La empresa ha manifestado por medio de un comunicado que las cifras de seguimiento de los representantes de los trabajadores "no se ajustan a la realidad" y que la seguridad de sus equipos es la prioridad número uno y que aprecian "enormemente los esfuerzos de las autoridades en garantizar la seguridad de todo el mundo". Amazon se autodefine como una empresa "justa y responsable" y que mantiene un diálogo "directo y abierto" con los empleados.

Compartir:

share