PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Los dos líderes coreanos se reunen en una cumbre histórica para reconciliación Now

Now

Los dos líderes coreanos se reunen en una cumbre histórica para reconciliación

H

Getty
 

Momento histórico

A.O.

27 Abril 2018 16:03

El deshielo entre las dos Coreas se plasma en una imagen: un apretón de manos que duró más de 20 segundos. En la Casa de la Paz en Panmunjom, en la zona desmilitarizada entre los dos fronteras, los líderes de ambas zonas se han reunido en una cumbre histórica para conversar, y eso ya es relevante.

“Una nueva Historia empieza desde ahora. En el momento en que empieza una era de paz”, ha escrito en el libro de visitas el líder norcoreano Kim Jong-un.

Aunque es la tercera cumbre entre los dos gobernantes —la última fue hace 11 años—, es la primera vez que un mandatario del Norte pisa suelo del sur desde 1953. El momento se produjo tras un intercambio de palabras. Técnicamente los dos países aún se mantienen en estado de guerra (1950-1953).

Luego se dio un gesto que no estaba previsto en ningún guión. Después de que supuestamente el presidente surcoreano Moon Jae-in le preguntara a su homólogo "¿Cuándo puede visitar el Norte?", Kim Jong-un con un ademán le invitó a pasar a la frontera. La gente presente aplaudió.

Los analistas interpretan la cumbre como un gesto simbólico pero que gira alrededor de dos cuestiones centrales: la paz y la desnuclearización de Pyongyang. De hecho, la ceremonia se produce después de unos meses en lo que todo parecía imposible, cuando se daba una escala de tensión sin precedentes recientes entre Corea del Norte —con sus pruebas nucleares— y las incendiarias amenazas de Donald Trump. Nadie diría, cuando parecía que iba a estallar un conflicto inminente, que este viernes se respiraría un ambiente de calma.

"En las últimas siete décadas no hemos podido hablar y podríamos estar hablando hoy todo el día”, dijo Moon, de 72 años. "¿Por qué no acordamos una paz que suponga un regalo para el mundo?", expresó.

Para un tratado de paz —recuerda el periodista de Libération Arnaud Vaulerin— haría falta que se creara una institución bilateral y que participaran los Estados signatarios del armisticio de 1953, que fueron China y Estados Unidos. También se abordaría un punto conflictivo: el reconocimiento de las fronteras.

Respecto a la desnuclearización, el propio Kim Jong-un ya ha dado pasos. En marzo anunció la intención y el pasado sábado suspendió las pruebas nucleares, el lanzamiento de misiles intercontinentales y el centro de pruebas atómicas Punggye-ri.

Del otro lado podría esperarse que, con la verificación de que el Norte se está desmantelando nuclearmente, EEUU y el resto de países levantaran algunas de las sanciones internacionales que se le impone a la península norcoreana.

Ahora solo queda ver en qué se plasma esta simbólica reunión.

share