PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Muere una joven rusa tras ser embalsamada viva por error en el quirófano

H

Adobe Stock
 

A Ekaterina Fedyaeva, de 28 años, debían realizarle una operación sencilla de extirpación de quistes. Pero el personal médico se equivocó inyentándole una sustancia letal

A.O.

13 Abril 2018 13:59

A Ekaterina Fedyaeva, una joven rusa de 28 años, le tenían que realizar una operación simple. Tenía quistes en los ovarios, una afección en la que pequeños sacos de líquido se unen a los ovarios y, en su caso, se debían retirar.

El procedimiento consistía en una laparoscopia para extirparlos. Sin embargo, durante su operación en el hospital de la ciudad de Ulyanovsk, al oeste de Rusia, hubo un fallo. En vez de administrar solución salina, los médicos le inyectaron en su abdomen formalina, que contiene formadehído.

Es la sustancia se usa para embalsamar a los cadáveres. La agonía debió de ser inmensa. Un adulto puede morir al ingerir dos cucharadas.

"Mamá, me estoy muriendo", le dijo Fedyaeva a su madre, según ha relatado la suegra de la joven a RT. Pero la madre creyó que lo decía por los dolores después de la cirugía.

Antes, en la sala de quirófano, tras darse cuenta del error, el equipo médico se había puesto a lavar la cavidad abdominal. Sin éxito. Fedyaeva tuvo que ser más tarde inducida en coma y ser trasladada a un hospital de Moscú donde intentaron salvarle la vida. Al final murió de un fallo multiorgánico.

"El corazón probablemente bombeó la sustancia a través del sistema arterial y por lo tanto se habría extendido por todo su cuerpo. Solo puedo imaginar que habría sentido como una sensación ardiente. Estaba siendo destrozada a nivel molecular", explicó el director de la funeraria Pensilvania Caleb Wilde a The Verge.

Según RT, los médicos no revelaron el error ni a Fedyaeva ni a su familia inmediatamente. El gobernador de Ulyanovks y las autoridades locales han abierto una investigación para esclarecer los hechos. El ministro de Salud, Rashid Adbullov, apuntó que al personal médico se le pudo haber olvidado leer la etiqueta antes de la inyección. Adbullov ha dado el pésame a los familiares. Los doctores han sido despedidos.

share