PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Guía rápida para no transmitir desinformación sobre el coronavirus Now

Now

Guía rápida para no transmitir desinformación sobre el coronavirus

H

 

Las noticias falsas también tienen un comportamiento viral: se esparcen rápidamente y pueden ser peligrosas si no las detectamos a tiempo

PlayGround

18 Marzo 2020 01:35

En Facebook y Whatsapp circula un texto con recomendaciones sobre el coronavirus, supuestamente escrito por un miembro del departamento de salud de la Universidad de Stanford.

Sostiene que una forma de auto-chequeo consiste en inhalar profundamente y contener la respiración durante 10 segundos, y si no hay tos ni molestias, tampoco hay riesgo de infección en los pulmones. Afirma, entre otras cosas, que ingerir bebidas calientes evitará el contagio, y que al tomar agua cada 15 minutos, el virus se irá al estómago, donde será destruido por el ácido gástrico.

Pero este contenido es engañoso: ni fue publicado por el departamento de salud de la Universidad de Stanford ni contiene información veraz sobre el COVID-19. Una búsqueda sencilla en Google arroja varias notas de medios confiables que verificaron la información directamente con la universidad y encontraron que no es fidedigna (los contenidos sobre coronavirus que sí emitió Stanford se puede consultar aquí).

Así como es fundamental la higiene física en los tiempos de emergencia sanitaria global, es más importante que nunca mantener una higiene informativa. Las noticias falsas también tienen un comportamiento viral: se esparcen rápidamente y pueden llegar a ser peligrosas. Por eso te dejamos esta guía rápida para no ser un transmisor de información falsa en tiempos de coronavirus.

1. No compartas información sospechosa

Es importante mantener una actitud crítica con la información que recibimos, sobre todo con los textos de origen desconocido que circulan en redes como Facebook o Whatsapp. El hecho de que se mencionen nombres de universidades prestigiosas, como Stanford, no es un aval de ningún tipo. Otro rasgo característico de las cadenas falsas es que animan a esparcir la información con la mayor cantidad de contactos posible. No lo hagas si no has tenido la oportunidad de verificarla.

2. Contrasta la información

Cualquier persona con acceso a Google puede indagar muy rápidamente sobre la veracidad de alguna información sospechosa. Una búsqueda sencilla y efectiva consiste en introducir las primeras palabras del texto entrecomilladas, o bien, las palabras clave de la información (por ejemplo: Stanford + coronavirus + self-check) y echar un vistazo a los resultados. Si fuese un comunicado real, aparecería en el sitio oficial de la universidad. Lo que se encuentra, en cambio, son varias notas de medios serios que desmienten la información tras consultar a la supuesta fuente oficial.

Unos de esos medios, Mother Jones, entrevista además a un experto en epidemiología, quien desmenuza la información contenida en el texto viral y explica las razones por las que casi todos los enunciados carecen de una lógica científica. De acuerdo con el médico Loren Rauch, el ejercicio de respiración propuesto en la cadena solo sirve para detectar ansiedad u obstrucción de las vías respiratorias, en ningún caso el COVID-19. También señala que es completamente falso que una vez dentro del cuerpo, el virus pueda ser destruido por el ácido gástrico si se ingiere suficiente agua.

3. Cuestiona las fuentes

Ante cualquier información que decidas atender, hay que tener claro el origen. Pregúntate cuál es la fuente y qué tan confiable es. Si es poco clara o sospechosa, es preferible tomar el contenido con cautela.

4. Ve a las fuentes oficiales

Además de los medios de comunicación que decidas consultar, ten en cuenta que puedes ir directamente a las fuentes oficiales. Revisa los comunicados de los departamento de salud de tu ciudad, región o país, a través de sus páginas web, cuentas de redes sociales verificadas o teléfonos designados para atender la actual crisis sanitaria. También la página de la Organización Mundial de la Salud, que tiene una versión en español, presenta información relevante y actualizada sobre el COVID-19.

El micrositio de la Secretaría de Salud de México contiene una sección de mitos y realidades que puedes consultar aquí.

5. Infórmate con responsabilidad y conserva la calma

El miedo no es un buen aliado en momentos críticos de expansión del coronavirus. Conserva la calma, no seas un transmisor del pánico y atiende a las recomendaciones de las autoridades.

share