PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo El hombre: cuanto más sexy, más desequilibrado. Lo dice la ciencia Now

Now

El hombre: cuanto más sexy, más desequilibrado. Lo dice la ciencia

H

 

Este es el resultado de 78 estudios a lo largo de 10 años investigando a 20.000 hombres y las relaciones entre estrés, depresión y atractivo

R.M.

23 Noviembre 2016 20:17

Barney Stinson es un personaje que se ha hecho famoso entre los hombres de medio mundo por teorías como que: cuanto más atractiva es una mujer, más loca está:



Vestida de pseudociencia, la teoría ha tenido incluso desarrollos posteriores:



Esta y otras teorías han asentado el mito —sin fundamento científico alguno— de que una tía que está buena es una loca del coño. ¿Pero qué pasaría si fuera al revés? ¿Qué pasaría si los tíos que más se acercan al ideal masculino estuvieran realmente tarados?

Pues bien, esto no es una teoría, sino la conclusión de un macroestudio llevado a cabo desde 2003 a 2013 (10 años) con 20.000 hombres: los playboy son los hombres que más problemas psicológicos tienen.

El Journal of Counseling Psichology en Estados Unidos acaba de publicar la síntesis de 78 estudios diferentes desarrollados durante los últimos 10 años. Los hombres que participaron comprendían las edades entre 12 y 65 años. La mayoría de ellos eran blancos y heterosexuales.

Los estudios partieron de 11 reglas o actitudes que componen la masculinidad tradicional, o el ideal de hombre al que muchos aspiran:

—El deseo de ganar siempre

—La necesidad de tener control emocional

—Tomar riesgos

—Preferencia por la violencia

—Un rol dominante, especialmente sobre las mujeres

—Promiscuidad sexual

—Confianza en uno mismo

—Primacía de la carrera profesional

—Rechazo de la homosexualidad

—Persecución de un status social

Quienes más se acercaban a estas máximas, más problemas psicológicos tenían. Los más comunes eran la depresión, el estrés, la adicción a las drogas y mal comportamiento social.

Los investigadores también matizaron que algunas de esas reglas decantaban más a un hombre a sufrir estos problemas: las más claras fueron la promiscuidad sexual, la necesidad de ejercer el poder sobre las mujeres y una forzada confianza en uno mismo. Por otro lado, otros de estos rasgos por sí solos no representaron una relación directa con problemas psicológicos: los que menos vinculados están con una mente problemática son la preferencia por la carrera profesional y la predisposición a asumir riesgos.

Otro de los puntos que más destaca la publicación es el silencio de los hombres en el momento de expresar sus emociones. Los investigadores definieron esta actitud como una autoimposición masculina cuyo origen es no mostrar debilidad ante los demás. Sin embargo, los científicos definieron que esta es una de las principales causas de problemas psicológicos. En otra parte del estudio se establece que esta es una de las causas de la violencia de género: muchos hombres, al no exteriorizar sus emociones, explotan violentamente contra sus parejas.

Los investigadores destacaron que la publicación de este estudio no pretende criminalizar a los hombres, sino llamar la atención sobre la masculinidad tóxica como una amenaza para la salud mental de las mujeres, y de los mismos hombres.

[Vía The Washington Post]

share