PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 5 claves para entender el nuevo poder absoluto de Erdogan Now

Now

5 claves para entender el nuevo poder absoluto de Erdogan

H

 

Los resultados del referéndum del pasado domingo anunciaron el principio del fin de la democracia de un país dividido que va camino de convertirse en un sultanato

18 Abril 2017 16:16

Getty Images - Gokhan Sahin

Los resultados del referéndum de Turquía del domingo pasado anunciaron el principio del fin de su democracia.



El primer paso para que el presidente Recep Tayyip Erdogan expanda sus poderes presidenciales, se expresó con el 51,37% de los votos que dijeron "sí" a la reforma constitucional frente al 48% que optó por el "no", según datos de la agencia gubernamental turca, Anadolu.

Con el 85,5% de la participación, estos datos son el fiel retrato de un país dividido en el que la mitad de los turcos, especialmente concentrados en las zonas rurales, celebraron los resultados, mientras que la otra, gran parte de la cual se encontraba en las tres grandes ciudades, maldijo el momento en el que su país había dado un retroceso.

Como escribió en Twitter el director del Programa de Investigación Turco del Instituto de Washington para Oriente Próximo, Soner Cagaptay, "Erdogan se ha convertido en el turco más poderoso. Aunque mientras la mitad del país lo adora, la otra mitad lo aborrece".

1. Un régimen totalitario disfrazado de sistema presidencial

Con estos resultados Turquía puede sustituir su actual sistema parlamentario por uno presidencial en el cual Erdogan, líder del partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), tendrá prácticamente un poder absoluto. Erdogan puede ahora eliminar la figura del primer ministro para ampliar su poder ejecutivo, nombrar a gran parte de los jueces y fiscales y contar con las competencias para emitir decretos sin aprobación parlamentaria. Todo ello sin tener que rendir cuentas a los mecanismos de control del gobierno.

A pesar de que estas competencias podrían convertir a Turquía en un régimen totalitario, éstas mismas impulsaron a Donald Trump a felicitar al presidente turco por lo que había conseguido.

                                                                                                                                                       Getty Images - Gokhan Sahin

Para que Erdogan llegue al punto en el que concentrará en sus manos más poder que nunca, deberá ganar las elecciones de 2019. Aunque sin un fuerte rival que se atreva a desafiarle, todo apunta que será reelegido, y en ese caso, permanecerá en el gobierno hasta 2029.

2. Unos resultados que podrían no ser válidos

Por su parte, la oposición denunció que hubo irregularidades en el recuento de votos. La reglas de la comisión electoral se cambiaron a última hora permitiendo validar los votos que no tenían sello oficial, por lo que los principales partidos de la oposición, el socialdemócrata (CHP) y el prokurdo (HDP), anunciaron su intención de impugnar los resultados de más de la mitad de las mesas electorales.

Como han argumentado los críticos turcos y europeos, la alteración de las normas podría haber facilitado que se falsificaran los resultados del referéndum. Algo que induce a pensar que los votos que fueron cruciales en la victoria de Erdogan podrían no ser válidos. Así que si la oposición consigue sacar a la luz la "verdad" que reivindica, demostraría que más de la mitad del pueblo turco nunca le concedió poderes absolutos.

Por el momento, la Comisión Europea ya ha pedido una investigación sobre el supuesto fraude. Además, los equipos de observadores electorales europeos, como la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, denunciaron que la votación tuvo lugar "en un terreno no igualitario". Un estado de emergencia en el que legisladores de los partidos de la oposición fueron detenidos y en el que los partidarios del "no" fueron físicamente intimidados y vieron su acceso a los medios de comunicación limitado.


Como han argumentado los críticos turcos y europeos, la alteración de las normas facilitó que se falsificaran los resultados del referendo



3. El distanciamiento con la Unión Europea es ahora más grande que nunca

En los últimos meses, declaraciones y gestos de Erdogan han llevado a Turquía a distanciarse de la Unión Europea (UE). Aunque, el punto álgido ha llegado con la victoria del referéndum, ya que con la ampliación de poderes de la que seguramente gozará, es prácticamente imposible que Turquía pueda entrar en la UE.

A pesar de que el presidente turco ha hecho creer a su pueblo que si aún no pertenecen a la UE es por culpa de Bruselas y que la ha mostrado como a un enemigo externo, hay gestos que evidencian que, de hecho, no quiere formar parte de la agrupación de países.

Previamente, amenazó a la UE con romper el pacto de marzo de 2016 en el que se comprometió a acoger a millones de refugiados, amenazando que enviaría a 15.000 refugiados por día a tierras europeas. También anunció que el siguiente paso sería volver a implantar la pena de muerte. Una práctica que está prohibida para cualquier país que pretenda formar parte de la UE.

4. La razón por la cual parte del pueblo turco apoya a Erdogan

Merve Arslan, una maestra turca que confió su voto en el actual presidente del país, dijo a The New York Times que creía que su victoria se debía, especialmente, a la libertad religiosa que ha promovido durante los últimos años.

                                                                                                                                                      Getty Images - Chris McGrath

Dos pruebas de ello, tuvieron lugar en 2008 y 2013, momentos en los que permitió que las mujeres pudieran asistir a la universidad sin llevar velo y servir en las fuerzas armadas, respectivamente. Unos gestos que han llevado a gran parte de la población a verle como esa fuerza liberadora de la opresión que sufrió Turquía durante casi todo el siglo XX.

"No quiero volver a esa época", dijo Arslan al mismo rotativo.

Otro aspecto crucial en su victoria es que también ha contribuido al progreso económico y social mejorando las carreteras, las instalaciones de los hospitales y reduciendo drásticamente la inflación.

5. La purga que vino antes del referéndum

Sin embargo, antes del referéndum Erdogan mostró una de sus caras más sombrías. Después del intento de golpe de estado de julio se inició una purga de sus opositores en la que detuvieron a 45.000 personas y despidieron o suspendieron a más de 100.000 funcionarios, fiscales, jueces, abogados, profesores y maestros.

Esto ha provocado que gran parte de los intelectuales del país se hayan visto obligados a exiliarse o que vivan atemorizados y unos 200 periodistas han sido encarcelados. Una sombría realidad que, a partir de ahora, podría ser más intensa que nunca.


share