PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Chips en el cuerpo para fichar y comprar: el experimento de una firma sueca Now

Now

Chips en el cuerpo para fichar y comprar: el experimento de una firma sueca

H

 

150 trabajadores han accedido a implantarse chips

07 Abril 2017 14:59

Empleados de la empresa sueca Epicenter han convertido su rutina de trabajo en lo que podría ser un capítulo de Black Mirror al dejar que les instalen microchips para reemplazar las tarjetas "de fichar" y de pago.

Puede parecer una distopía en la que la humanidad hace los primeros pasos para convertirse en cyborgs. Pero es una realidad que, por el momento, está siendo protagonizada por 150 empleados de la compañía que pueden abrir puertas, utilizar impresoras o comprar en máquinas expendedoras con un solo movimiento de mano. Una forma de moverse por la oficina que también es la de algunos trabajadores de la compañía belga de marketing NewFusion.

El proceso para inyectar este chip del tamaño de un grano de arroz es rápido, no suele causar dolor y es muy efectivo. A los pocos segundos, estos trabajadores tenían en la zona que comprende el dedo índice y el pulgar un dispositivo que anunció el fin de su intimidad.

A pesar de que son biológicamente seguros, tienen la capacidad de mostrar sus rutinas de trabajo y sus compras. Algo que los convierte en potenciales herramientas de control.



Igualmente, la tecnología utilizada es la misma que se emplea para realizar los pagos a través del móvil o con tarjetas contactless, cuyos datos pueden ser activados y leídos por lectores que se encuentren a pocos centímetros de distancia.

Se trata de un mecanismo que podría ser utilizado por hackers para hacerse con información personal del individuo, según indicó a The Independent un microbiólogo del Instituto Karolinska de Estocolmo, Ben Libberton.

"Los datos que podrías obtener de un chip que está incrustado en su cuerpo —añadió Libberton— son muy diferentes a los datos que puede obtener de un teléfono inteligente. Desde el punto de vista conceptual, podrías obtener datos sobre su salud, sobre su paradero, la frecuencia con la que trabaja, el tiempo que está trabajando, si está tomando descansos para el baño y cosas por el estilo".

Esta tecnología podría ser utilizada por hackers para hacerse con información personal del individuo

A pesar de ello, los empleados de Epicenter no tienen ningún temor. Al contrario. Cada vez que uno de sus compañeros se une al "club" lo celebran con una fiesta y una vez al mes organizan eventos en los que los presentes tienen la opción de hacerlo de forma gratuita.

"La gente me pregunta: '¿Llevas el chip?' Y respondo: 'Sí, por qué no'. Todos se alarman por los temas de privacidad y lo que eso significa. Pero para mí solo se trata de probar cosas nuevas, de utilizarlo como un facilitador y de ver qué es lo que podría traer al futuro", dijo a The Independent un empleado de 47 años, Fredric Kaijser.

"Por supuesto que insertar cosas en el cuerpo es un gran paso. Lo fue incluso para mí al principio. Pero, por otro lado, la gente ha estado implantándose cosas como marcapasos y dispositivos para controlar su corazón. Creo que es una cosa mucho más grave que tener un pequeño chip que puede comunicarse con otros dispositivos", dijo al mismo diario el cofundador y CEO de Epicenter, Patrick Mesterton.


[Vía The Independent]

share