PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo "Estuve sufriendo acoso sexual en Fox News durante más de 20 años" Now

Now

"Estuve sufriendo acoso sexual en Fox News durante más de 20 años"

H

 

Laurie Luhn conoció a Roger Ailes en 1988. Desde entonces, dice no haber parado de sufrir explotación sexual por su parte.

01 Agosto 2016 20:15

El mes pasado, Roger Ailes abandonó Fox News. El CEO y fundador de la compañía dejó su puesto después de casi 20 años. ¿El motivo? Múltiples denuncias de acoso sexual hacia su persona por parte de varias antiguas empleadas.

La polémica de Fox News fue encabezada por Gretchen Carlson, presentadora de la cadena que rescindió su contrato con la cadena el pasado 23 de junio. Pero desde que ella destapara la caja de Pandora, decenas de mujeres se han unido a sus acusaciones.

La última de ella es Laurie Luhn, quien estuvo en la televisión desde su fundación y se mantuvo al lado de Ailes desde que lo conociera. Según ha reconocido en una entrevista para Daily Intelligencer, su caso es uno de los más clamorosos de explotación sexual que implican al directivo.

En verano de 1988, Luhn conoció a Ailes en plena campaña electoral de George Bush Senior, para la que este último trabajaba como asesor político. Aunque había sido azafata de vuelo, Luhn quería trabajar en el sector de la comunicación política, así que con 28 años se mudó desde Texas a Washington para hacerlo.

Por aquel entonces, la texana comenzó a trabajar en diferentes campañas hasta que contactó con Ailes, a quien ya conocía, para ofrecerse a trabajar con él. En cuanto lo hizo, comenzó el juego.


Laurie Luhn

Luhn trabajaba junto a Ailes en campañas de comunicación política, siempre y cuando estuviera disponible para “satisfacerle cuando estuviera en Washington”.


Ailes la invitó a su oficina y empezó a preguntarle por su vida personal. Acto seguido, le ofreció cenar juntos y, según Luhn, ella aceptó al no tener ni un céntimo en su bolsillo. Ambos cenaron en un restaurante de lujo y, después de aguantar los flirteos del que luego sería su jefe, aceptó un beso con lengua. Junto al beso, sacó un fajo de billetes de unos 300 dólares para que “pudiera pagar sus facturas”.

A los pocos días, llegó la oferta. Luhn trabajaría junto a Ailes en sus campañas de comunicación política, siempre y cuando estuviera disponible para “satisfacerle cuando estuviera en Washington”.

Así comenzó una relación sexual en la que Ailes chantajeaba constantemente a su empleada. La llevaba a lujosas suites y la obligaba a hacer bailes eróticos con modelitos que él mismo le regalaba. Incluso, dice que la grababa en vídeo mientras lo hacía, por más que ella le dijera una y otra vez que no le gustaba.

Cuando Ailes entró en la NBC en 1993, ambos se distanciaron durante un tiempo. Pero continuaron juntos tres años después, ya en Fox News: “Entonces tenía un buen trabajo y estuve a punto de rechazarlo, pero sufría una especie de Síndrome de Estocolmo en el que me sentía como una niña dispuesta a impresionar a Papá Roger”.

En esta época, Luhn estaba feliz al encontrarse en un puesto en el que se sentía valorada, pero recibía muchas presiones a su alrededor. En un momento dado, su jefe en Washington Kim Hume quiso echarla. Sin embargo, Ailes puso tierra de por medio y consiguió un ascenso para su empleada, que fue enviada a Nueva York.

Tratada como una enchufada por el resto de sus compañeros, Luhn reconoce haberse sentido fatal en su nuevo puesto. En este periodo dejaron de acostarse juntos, pero Ailes le pedía constantemente sexo telefónico.


Ailes pasó a pedirle que le trajera prostitutas y le dio poder para contratar a nuevas empleadas siempre que fueran muy atractivas.


Poco después comenzó a utilizarla como una especie de secretaria para “recados especiales”. Le pedía que le trajera prostitutas y le dio poder para contratar a nuevas empleadas siempre que fueran muy atractivas. Luhn explica que utilizaba la misma estrategia que usó con ella. Las invitaba a su oficina, las sacaba a cenar y luego les ofrecía ir a un hotel de lujo para acostarse con ellas.

Sin embargo, después de más de una década en la empresa, la empleada comenzó a tener problemas emocionales graves, derivados de la depresión que sufría por las presiones laborales y sexuales de Fox News sumado a su situación familiar.

De este modo, acabó abandonando la empresa y comenzó a asistir a psiquiatras a quienes durante años ocultó lo que sufrió por culpa de Ailes. Pero ahora, después de más de una década después de lo sucedido, por fin se ha atrevido a decir su verdad. Una verdad que Fox News llevaba negando durante años y por fin parece salir a la luz.

Aunque muchos la tratan como una testigo falsa debido a sus problemas mentales, la declaración de Laurie Luhn se suman al resto de tantas que implican a Roger Ailes directamente con una práctica que le ha costado su codiciado puesto.

share