PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo El día en que El País cerró mi cuenta de Twitter Now

Now

El día en que El País cerró mi cuenta de Twitter

H

 

O eso cuenta Iván Sánchez (Power Ranger Lolailo) acerca de su rocambolesca batalla con el director adjunto del medio, David Alandete

17 Noviembre 2014 17:43

Mediados de octubre de 2014. Es de noche y una legión de fotógrafos rodea el Hospital Carlos III de Madrid. Buscan una imagen de Teresa Romero, la enfermera diagnosticada del virus del ébola. Enfocan la ventana iluminada de su habitación, hacia el hueco que deja una persiana entreabierta. Una fotoperiodista de la agencia Reuters prepara su teleobjetivo: Teresa, semidesnuda y con una mascarilla de oxígeno, se ha incorporado en la cama para recibir la visita de su médico y de una enfermera. La fotógrafa dispara y consigue las imágenes más buscadas en España: las primeras de la enfermera contagiada del virus en su restringida habitación.  

El diario El País compra la fotografía y es uno de los primeros en publicarla. La incluye en la portada de su edición online. El director adjunto del medio, David Alandete, lanza un tuit en el que la muestra. ABC, El Mundo, Público y algunos más también la publican.

Aquellos días, Internet bullía. La ciudadanía criticaba la forma en que el Gobierno y la Ministra de Sanidad gestionaban el caso de Teresa Romero. Algunos medios de comunicación, entre ellos El País, reprodujeron el enfoque institucional que la culpabilizaba de su enfermedad: la enfermera del Hospital Carlos III se había tocado la cara con un guante y por eso se contagió.

Iván Sánchez, (Power Ranger Lolailo en las redes) también estaba indignado. En coordinación con colectivos como la PAH recopiló pruebas del tratamiento que Teresa estaba recibiendo por parte de políticos y medios de comunicación: “Enviaba imágenes a los colectivos de trabajadores del Hospital Carlos III para que ella tuviera constancia de todo lo que estaba sucediendo. La intención es que después pudiera usar ese material judicialmente si lo deseaba”.

Cuando el director adjunto de El País, David Alandete, difundió la imagen robada de la enfermera desde su cuenta, algo estalló en la comunidad tuitera. “Fue espontáneo. Decidimos denunciar a El País desde nuestras cuentas con el hashtag #QuitadLaFotoDeTeresa. Era indignante que le echaran la culpa de su contagio, pero que publicaran sus imágenes privadas fue de una total falta de escrúpulos, sólo para aumentar el tráfico. No sólo se vulneraba la imagen de una persona, sino la intimidad de una paciente”.

Esconder la mano

El revuelo en las redes sociales provocó que la mayor parte de los medios, entre ellos El País, retiraran la foto de Teresa Romero (ABC y El Correo aún la mantienen). Después de haberse jactado de la exclusiva, Alandete pidió disculpas desde su perfil.

Sin embargo, la rectificación no fue suficiente. Los medios habían rentabilizado el morbo y el hecho de haber retirado las imágenes no iba a eximirles de culpa. Iván Sánchez decidió revitalizar la denuncia ciudadana en la plataforma social: diseñó un meme con la imagen que Alandete tiene en su perfil de Twitter. “Quería que probara su propia medicina, que supiera lo que es que tu imagen esté en todos lados. Intenté implicar a todas las comunidades y busqué el retuit. Aunque él trabaje en El País, la ciudadanía organizada es capaz de realizar acciones virales en momentos calientes desde el punto de vista informativo”. El meme llegó a tener más de 800 retuits.


La denuncia

El pasado viernes, un mes después de estos acontecimientos, Twitter suprimió la cuenta de Iván Sánchez (Power Ranger Lolailo). En el mail que le envió el servicio técnico se argumenta que los motivos son la vulneración de la privacidad de David Alandete. “Por gente que trabaja en El País sabemos que fue él quien me denunció. Por lo que tengo entendido hay que ser pesado y hacer ruido en las redes para que Twitter te desbloquee la cuenta”.

Sánchez ha enviado varios correos a Twitter, en los que explica que borró el tuit en cuestión y pide disculpas si ha causado alguna ofensa. Pero no ha obtenido respuesta de la plataforma social: “En el meme uso la foto de su perfil de Twitter, no estoy vulnerando nada. Es curioso que una persona que ha decidido publicar la imagen de otra vulnerando sus derechos me denuncie por publicar una foto suya que es pública”.

Desde el viernes, este tuitero está en campaña para pedir que le restablezcan su cuenta original, y no para de lanzar tuits mencionando al periodista y a Twitter España: “Desde el sábado por la mañana hasta ayer al mediodía Alandete tuvo más de 1.000 menciones. No ha vuelto a tuitear”.

Este caso demuestra el doble rasero con que Twitter se ocupa de los conflictos entre cuentas de usuarios. Sánchez recuerda un caso reciente en el que Pablo Echenique, miembro de Podemos, fue insultado. También las cuentas feministas desde las que cada día se denuncia a usuarios que promueven la violación: “Ahí siguen, nadie hace nada. Me gustaría creer que El País no tiene tanto poder como para suspender mi cuenta, pero intuyo que ser director adjunto de un medio nacional ha influido bastante”. Iván Sánchez anuncia acciones digitales contra El País en los próximos días, con miras al Trending Topic: "Durante el 15M surgió un meme: si tocan a una, nos tocan a todas. Está visto que funciona".

share