PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

EEUU exige a los migrantes pagar las pruebas de ADN para reencontrarse con sus hijos

H

 

La Patrulla Fronteriza quita pasaportes y certificados de nacimiento a los migrantes que cruzan dejando como única alternativa las pruebas genéticas que realiza una compañía privada

A.O.

11 Julio 2018 14:36

Después de la separación forzosa de niños migrantes de sus familias en la frontera de EEUU, funcionarios del Gobierno estadounidense han exigido a cuatro mujeres que costeen el precio de las pruebas de ADN para volver a ver sus hijos.

Según una exclusiva de The Daily Beast, las autoridades les dijeron que deben desembolsar dinero. Tres de las mujeres buscan a sus hijos y una espera a juntarse con su hermano pequeño de tres años y medio.

Rubén García, el director del refugio en El Paso donde se alojan las mujeres, no tardó en señalar que estas mujeres no tienen dinero -cruzan la frontera sin recursos, apenas con la ropa que llevan puesta- y que los que deben hacerse cargo de los costes son los responsables de haber creado este drama. La abogada del refugio, Iliana Holguín, asegura al medio que les piden entre $ 700 y $ 800.

Jueces y otros expertos consideran que estas pruebas no están justificadas si existe otra vía para demostrar la relación familiar. Sin embargo, los test de ADN cada vez son más frecuentes debido que la la Patrulla Fronteriza arrebata documentos de identidad a los migrantes al cruzar la frontera. Al quitarles de raíz certificados de nacimientos y pasaportes, estas pruebas se convierten en una obligación.

Algunos interpretan que el requisito del test -que podría demorar la reunificación- es una táctica para elevar la presión y que los migrantes acepten la deportación para ver a sus hijos. Una vez aceptada, no podrían pedir solicitudes de asilo o reclamaciones de socorro.

“Entiendo que los resultados de las pruebas de ADN pueden ser rápidos o lentos, dependiendo de lo que se desee. Entonces, ¿por qué no tomas las responsabilidad, Oficina de Reasentamiento de Refugiados, y haces esto rápido y recuperas a estos niños?”, sostuvo el director del refugio.

El tiempo para emitir los resultados puede ser tan breve como una semana, aunque existe el peligro de dilatación si alegan que hay una larga lista.

La administración estadounidense habría contratado a una compañía privada para ocuparse de realizar los test -según The Daily Beast-, aunque el Departamento de Salud y Servicios Humanos se niega a revelar el nombre de la empresa. Las agencias federales tienen 30 días para difundir informaciones de contratos públicos, según las leyes federales. Pasado ese tiempo, deberán responder.

Se desconoce el número de migrantes a los que les han podido exigir dinero. Otros abogados comentaron a la revista que a sus clientes no les pidieron el desembolso de la prueba.

Durante el mandado de Barack Obama se usaron pruebas biológicas pero para casos muy diferentes. Iban dirigidas a que familiares de países africanos pudieran entrar en EEUU y unirse a inmigrantes ya establecidos. Luego surgió un programa similar, pero destinado a niños de Centro América. Si tenían a sus padres en EEUU, era una forma para ofrecerles un medio seguro y que no emprendieran un viaje peligroso.

En todos estos casos, los migrantes solo debían pagar si los resultados de la prueba biológica salía negativo y la solicitud había sido un fraude. Donald Trump cerró el programa cuando llegó al poder.

share