PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo El franquismo resiste en algún lugar de África Now

Now

El franquismo resiste en algún lugar de África

H

 

Un colectivo de realizadores españoles y guineanos busca apoyo para documentar la realidad de Guinea Ecuatorial, un país africano del que se conoce muy poco y con el que España tiene mucho que ver

PlayGround

05 Julio 2019 13:41

Hace 50 años, Guinea Ecuatorial era una provincia de España. Ahora hay muchas personas que no saben ni situarlo en el mapa. En Guinea, en cambio, las secuelas de dos siglos de colonización siguen muy presentes. El país vive bajo el yugo de una de las dictaduras más sombrías y longevas del mundo, la de Teodoro Obiang, un militar formado en la academia de Zaragoza”.

Así presentan su proyecto. Y así se presentan ellos: “Somos un equipo de gente de Guinea Ecuatorial y España con experiencia y sin miedo, [email protected] por la desigualdad y la desmemoria”.

Guinea, el documental prohibido quiere explorar las consecuencias que ha tenido para el país africano ser una de las colonias españolas menos fiscalizadas y más opacas de su historia. Y para ello han lanzado un verkami que les ayude a financiar un documental.

El equipo, que permanece el anonimato por cuestiones de seguridad, afirma que hablar de Guinea Ecuatorial es considerado, aún hoy, secreto de Estado en España. Así que toda reserva es poca. Como ellos mismo cuentan, “estamos trabajando en un documental de 70 minutos que lo cuente, que nos ayude a entender como es la vida de su gente. Será una de las pocas veces que un equipo independiente acceda al país con cámaras”.

Un país a dos velocidades

Guinea Ecuatorial figura entre los cinco principales productores de petróleo del África subsahariana y tiene una población aproximada de un millón de personas. De acuerdo con el Informe de 2016 sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, el país tenía un Producto Interno Bruto per cápita de 21.517 dólares en 2015, el más alto en la clasificación de riqueza de cualquier país de África y más de seis veces el promedio de la región. Sin embargo, la realidad a pie de calle cuenta una historia muy diferente.

La familia Obiang y su círculo de funcionarios, controla más del 90 por ciento de la riqueza del país. Mientras, Guinea Ecuatorial ocupa el lugar 135 de 188 países en el Índice de Desarrollo Humano (que mide el desarrollo social y económico) y el 70% de los guineanos vive con un dólar al día.

El planteamiento de Guinea, el documental prohibido es muy claro. Guinea Ecuatorial, uno de los países más ricos y desiguales de África, necesita ser explicado en profundidad para denunciar la situación que se vive dentro de sus fronteras. ¿Quién sabe, por ejemplo, que durante la colonización española en Guinea se vivió un apartheid que segregaba según el color de piel a los ciudadanos del país? El documental promete desvelar esta y otras realidades y cuales han sido las complicidades que han permitido mantener en el poder uno de los regímenes más despiadados de África.

Se trata, dicen, de una dictadura heredera del franquismo donde es posible aplicar leyes españolas del 68 que sirven para blindar el saqueo de uno de los bienes más preciados que tienen, el petroleo, en uno de los países más desiguales del mundo según el índice de Gini.

La oscura huella colonial

Las relaciones que mantienen ambos países datan, al menos, desde hace dos siglos. Pero no fue hasta 1926 que España declaró a Guinea Ecuatorial como una de sus colonia, situación que se mantendría hasta 1968, año del referéndum que, bajo el auspicio de Franco, liberó al país del yugo español, al menos aparentemente. Lo que sigue es la clásica historia de la descolonización: luchas de poder, concentración política, represión.

La rápida movilización de las fuerzas partidarias de una Guinea dictatorial pronto promovieron los golpes de estado como la manera más efectiva de llegar al poder. Y así fue como, en 1979, Teodoro Obiang, el actual presidente, derrocó a su tío. Desde entonces, varias décadas de corrupción, blanqueo de dinero, represión, asesinatos y torturas, registradas en varios informes presentados por Amnistía Internacional.

El documental, explican sus impulsores, se enfrenta a tres grandes enemigos. Primero, el propio régimen de Obiang, que “domina todos los medios de comunicación del país y no permite la entrada de periodistas extranjeros independientes, ni observadores internacionales durante las elecciones”. Segundo, los grandes medios de comunicación y las élites, que “prefieren que este sea un tema menor y que los negocios y el saqueo continúen”. Y tercero, aquellos que llaman “los nostálgicos del franquismo. La gente que dice que España nunca colonizó, que no hay motivos para pedir perdón. A los que piensan que la memoria histórica con perspectiva decolonial... mejor que no”.

Guinea, el documental prohibido

En un país amordazado políticamente que podría haber visto el camino hacia la prosperidad, las desiguladades y la corrupción no han hecho más que crecer durante estas décadas. El desvío de dinero de las arcas públicas a las cuentas personales de la familia del presidente, casos de corrupción en la principal petrolera del país o un grabamen totalmente arbitrario sobre los productos de primera necesidad, siguen manteniendo a Guinea Ecuatorial en la cola de los países del mundo en cuanto a calidad de vida y desarrollo democrático. También persiste una honda preocupación sobre las prácticas represivas que aún muestra la dictadura, tal como señalaba un reciente informe Human Rights Watch.

Ese cóctel de desigualdad, represión, saqueo y corrupción es el que Guinea, el documental prohibido se propone explicar.

En el momento de escribir este artículo el verkami cuenta con 416 mecenas que quieren saber más de Guinea Ecuatorial. Si quieres poner foco en la injusticia y la desigualdad para denunciarla, ya sabes lo que tienes que hacer.

share