PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo “No es un impeachment por corrupción, sino un golpe patriarcal y misógino" Now

Now

“No es un impeachment por corrupción, sino un golpe patriarcal y misógino"

H

 

Hablamos con la activista feminista Sonia Coelho, horas después de que la presidenta de Brasil Dilma Rousseff haya sido destituida

02 Septiembre 2016 06:00

“No es un impeachment por corrupción, sino un golpe patriarcal y misógino de las élites económicas brasileñas contra Dilma Rousseff ”.

Sonia Coelho es educadora popular, miembro de SOFI (Siempre Viva Organización Feminista) y coordinadora nacional de la Marcha Mundial de las Mujeres en Brasil. En estos momentos, la voz le tiembla de rabia: “Estamos indignadas”. Hace horas que la presidenta de su país, Dilma Rousseff, ha sido destituida por el senado.

"Estamos indignadas"

Coelho asegura que su país está viviendo un golpe de estado que empezó a gestarse en tiempos de bonanza económica, y que va a traer precisamente lo contrario para la mayoría de la población: “Con certeza, hoy empieza en Brasil una nueva era de lucha. Habrá mucha represión”, alerta Coelho.

¿Qué pretende Michel Temer, presidente sustituto de Rousseff, llamando “golpista” a que fue la presidenta de su propio partido?

Es un golpe orquestado para retomar el neoliberalismo en Brasil, así como mantener los grandes esquemas de corrupción. Es una operación puesta en marcha expresamente durante la presidencia de una mujer, pero lo que quieren es eliminar las políticas de Dilma, dirigidas a ayudar a los más pobres.


Rousseff y Temer, en tiempos mejores.

Muchos analistas hablan de confabulación en medio de una tormenta de problemas para Dilma. Objetivamente, Rousseff ha sido juzgada por una práctica fiscal utilizada por presidentes anteriores y que nunca ha sido considerada ilegal. El Fiscal General designado para su caso afirmó que ni siquiera es delito.

Los senadores esperaban que ella ni siquiera acudiera a defenderse. No solo fue, sino que eligió hacer su propia defensa y pasó 15 horas respondiendo a los senadores extremadamente misóginos y machistas.

Casi la mitad de los senadores han votado para destituir a Rousseff están acusados o siendo investigados por corrupción y otros delitos.

La mayoría de los políticos que están en la oposición son corruptos y están denunciados por ello. Son estas personas, sin ninguna moral, quienes están juzgando a una persona que no cometió ningún delito.

"Durante toda la campaña contra ella se utilizaron argumentos machistas, como que ella era desequilibrada y emocionalmente inestable"

El congreso que ha destituido a Rousseff es el más conservador desde la dictadura militar. Pero, ¿por qué dice usted que también el más machista?

Durante toda la campaña contra ella se utilizaron argumentos machistas, como que ella era desequilibrada. Por ejemplo, utilizaban los medios de comunicación para publicar fotografías desfavorecedoras al lado de titulares que decían que era emocionalmente inestable. Se burlaban de ella todo el tiempo.

¿Quiere decir que no eran críticas políticas, sino faltas de respeto?

Los senadores y diputados fomentaron que se la empezara a tratar de una forma ofensiva e irrespetuosa, por ejemplo, llamándola garrapata. Estimularon que la población la tratara mal, como si Dilma fuera una persona mediocre. Todo el tiempo la descalificaban como mujer y como gobernante.

Suena a maltrato colectivo.

Sí. Ha habido grandes medios implicados, como la revista Véja, Istoé, y las grandes redes de televisión como O Globo.

¿Qué poderes, según usted, se han confabulado para derrocar a Rousseff?

Se han articulado varios poderes: los grandes medios, los sectores de clase alta representada en el parlamento y buena parte del sistema judicial.



Manifestación contra Michel Temer.

¿Quiénes son los dueños de esos medios?

Familias. Pero la más importante, la que llega a todos lados, es O Globo. Tiene periódicos, televisión, agencia de noticias, internet, es una influencia muy potente en la opinión de toda la población en general.

En concreto, ¿qué políticas de Rousseff quiere eliminar el actual congreso conservador?

Desde el gobierno de Lula [antecesor de Rousseff en el Partido de los Trabajadores] por primera vez en Brasil tuvimos un Ministerio de las Mujeres. Fue un primer paso importante: el estado reconocía que hay desigualdad y que por lo tanto tiene que intervenir con políticas.

¿Por ejemplo?

Dilma propugnó varias políticas que beneficiaron a las mujeres trabajadoras en zonas rurales, de crédito y financiación. Aprobó una proyecto nacional de agroecología que reconociera el trabajo de muchas trabajadoras rurales.

La nueva Secretaría de la Mujer está presidida por Fatima Pelais, una diputada religiosa y antiaborto

¿Qué más?

Desde 2007 existía un pacto nacional para combatir la violencia de género, pero no se lograba llegar al campo. El gobierno de Dilma, en diálogo con el movimiento de la Marcha de las Margaritas, empezó a trabajar para llegar hasta las víctimas que están más lejos.

¿Lo consiguió?

Fletó un bus con trabajadoras sociales que llegaban a las partes más aisladas de Brasil, para atender a las mujeres víctimas de violencia. Hasta la Amazonia llegó un barco.

En los pocos meses de presidencia provisional de Temer, estas políticas ya han sufrido cambios.

El Ministerio de las Mujeres ya no existe. Tampoco el Ministerio de la Igualdad Racial, que se dedicaba a combatir el racismo con políticas dirigidas a la población negra [más del 50% de la población brasileña]. También se ha eliminado el Ministerio de Derechos Humanos. Estos tres ministerios han sido sustituidos por tres secretarías dentro del Ministerio de Justicia, y están vacías.


La diputada Fatima Pelais.

¿Qué quiere decir?

La diputada responsable de la secretaría de las mujeres, Fatima Pelais, no tiene todavía un equipo de trabajo. Además está en contra del aborto y de todos los derechos de las mujeres, por increíble que parezca.

El aborto en Brasil es ilegal, y puede llegar a penas de tres años para la mujer. Solo hay tres supuestos que lo permiten: que el embarazo ponga en peligro la vida de la mujer, sea resultado de violación o que el feto padezca microcefalia.

La diputada tiene relación con lo peor del Congreso, lo que llamamos “bancada evangélica”, que legisla básicamente para hacer retroceder los derechos de las mujeres. Pero hay más.

Diga.

El actual ministro de justicia, Alexandre Moraes, no reconoce la violencia sexual contra las mujeres. Alexandre Moraes es un fascista de extrema derecha.

"Temer quiere congelar los recursos de la salud y la educación por 20 años"

Uno de los casos más cruentos de violación colectiva se produjo hace poco en Brasil: una chica que fue víctima a manos de 33 hombres.

Y no solo van en contra de las mujeres de forma directa, también indirecta. Temer tiene un programa para exterminar las políticas sociales: quiere congelar los recursos de la salud y la educación por 20 años. Eso significa privatizar la salud y la educación. También quiere suprimir el programa de Dilma de guarderías, que pretendía crear una red nacional de financiación para gobiernos municipales. Si eso se elimina, muchos niños y niñas de familias humildes quedarán fuera del sistema escolar.

Hay mucho más, pero no terminaría nunca.

Michel Temer ha sido condenado por haber de violado leyes electorales y no le está permitido postularse a ningún cargo durante 8 años, pero como actualmente ya ocupa uno, podrá ser presidente hasta las elecciones de 2018. Una jugada redonda.

El problema es que el golpe ha sido tan orquestado desde la elite, hay una influencia tan grande en la población a través de los medios, que la mayoría de las personas que han salido a la calle son estudiantes y los movimientos previamente organizados, desde sindicatos a feministas. Pero no tenemos a la población en general protestando. La mayoría de los brasileños no entiende lo que está pasando.



¿Cómo es posible?

Durante los últimos 13 años ha habido bonanza económica, empleo y políticas sociales. La crisis económica internacional del 2008 llegó a nuestro país mucho más tarde, en 2014. Desde entonces los sectores más conservadores han mantenido un discurso constate hacia la población brasileña: la crisis es culpa de Dilma, solo de ella. Los problemas sólo existen aquí y son fruto de su incompetencia. Por eso no puede continuar gobernando Brasil.

Desde el primer día en que ella estuvo en el poder, ellos la boicotearon. Perdieron las elecciones por muy poco.

¿Cree que se ha atacado más a Rousseff que a Lula?

Sí. A Lula se le respetaba porque era un líder obrero, un trabajador. A Dilma no. También hay cosas muy propias de Brasil que puede que no se entiendan fuera: en los últimos años se ha ido conformando un parlamento muy misógino, con una agenda en contra de los derechos de las mujeres.

"No tenemos a la población en general protestando. La mayoría de los brasileños no entiende lo que está pasando"

Explíquese.

En la bancada religiosa (evangélicos, católicos) se juntan con parlamentarios del “agronegocio” y los banqueros. Actúan para impedir proyectos que beneficien a la población e intentan hacer retroceder a las mujeres, tienen un claro componente ideológico. Hacen propaganda machista y racista todo el tiempo. Para estos sectores, aguantar más el mandato de una mujer es demasiado.

¿Puede poner un ejemplo de esa propaganda?

El diputado Jair Bolsonaro de dirigió a una diputada que apoya a Dilma, Maria do Rosario, de la siguiente manera: “Tú no sirves ni para ser violada”. Ella lo denunció a la justicia, pero él sigue en el parlamento.


Jair Bolsonaro.

¿Cree que la propia sociedad brasileña desconfía más de Rousseff por ser mujer?

Con certeza. El machismo impide que las personas reaccionen contra lo que les perjudica. Muchas familias pobres mejoraron su calidad de vida por las politicas de Dilma, pero no consiguen ver lo que está pasando. No saben que serán los más afectados por las políticas del gobierno golpista. Tienen desconfianza de las mujeres en el poder.

"El machismo impide que las personas reaccionen contra lo que les perjudica"

Tal y como lo dice, suena al tópico de los hijos que desprecian a la madre. Cuando se quedan sin cuidados, la echan de menos y se lamentan.

Brasil es de los países de América Latina con menos mujeres en el parlamento, sólo hay un 10% de diputadas en la cámara general y en el senado suman un 13%. El parlamento actual es el más machista, racista y fascista que se puede elegir. Cuando apartaron a Dilma del poder, Temer presentó a su mujer en las revistas. Ella dijo que las mujeres deberían ser recatadas, bellas y estar en casa.

El parlamento creen firmemente que las mujeres no deben estar en el espacio púbico, y mucho menos en el poder.

¿Qué van a hacer ahora?

Vamos a continuar luchando, intentando construir más conciencia de la población general, aunque seguirán notando los beneficios de las políticas que van a abolirse. Las izquierdas brasileñas nos hemos unido para resistir contra el golpe y la pérdida de derechos, pero hoy empieza en Brasil un proceso de lucha muy intensa. Habrá mucha represión, los movimientos ya estamos siendo criminalizados. Necesitaremos apoyo.


Sonia Coelho.

share