PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Descubren un campamento en Nuevo México donde entrenaban a niños para cometer tiroteos Now

Now

Descubren un campamento en Nuevo México donde entrenaban a niños para cometer tiroteos

H

 

Los 11 menores estaban en mitad del desierto sin agua ni comida

Rosa Molinero Trias

10 Agosto 2018 12:26

“Estaban en las condiciones de vida y de pobreza más tristes que haya visto. He sido policía durante 30 años y nunca vi algo como esto. Es increíble”. Así describía Jerry Hogrefe, jefe de Polícia del condado de Taos, en Nuevo México, a los 11 niños que encontraron en la miseria malviviendo sin agua, electricidad y apenas alimento en un campamento en medio del desierto cercano Amalia.

Retenidos por cinco individuos, identificados como extremistas islámicos y acusados de abuso de menores y negligencia, los niños estaban siendo entrenados para realizar tiroteos en escuelas, según documentaron los fiscales.

En la propiedad se encontraron varias armas: un rifle AR15, cuatro pistolas y cinco cargadores de 30 cartuchos. Sin embargo, el asalto al campamento transcurrió sin violencia.

La operación de la policía fue motivada por el mensaje de auxilio que recibieron las autoridades de Nuevo México mediante un detective del estado de Georgia: “Estamos hambrientos. Necesitamos comida y agua”. Por otro lado, la policía había estado buscando desde hacía meses a Abdul-Ghani Wahhaj, un niño de 4 años cuya desaparición fue denunciada por su madre, Hakima Ramzi, quien había contado a la policía que su marido se lo había llevado de un parque en Georgia el pasado diciembre y se lo había ocultado todo este tiempo.

El niño, que sufría de convulsiones y otros problemas médicos graves, según su madre, no fue encontrado en las inmediaciones. Sin embargo, la policía halló los restos sin vida de un menor, que todavía están por identificar.

Los acusados, Sirah Wahhaj, sus hermanas Hujrah y Subhannah, madres de los niños abusados, Lucas Morten y Jany Leveille, han sido considerados como peligrosos y los fiscales concluyeron que si “fueran puestos en libertad, existe una posibilidad sustancial que estos cometan nuevos crímenes debido a su planeamiento y preparación para realizar tiroteos escolares en un futuro”. Todos se han declarado inocentes.

Por su lado, los familiares de los sospechosos, tanto el padre del acusado, el imán Siraj Wahhaj, como la madre del desaparecido, Hakima Ramzi, declararon no saber nada sobre el entrenamiento para tirotear escuelas.

Hogrefe afirmó para ABC News que parecía que a las mujeres y a los niños “les hubieran lavado el cerebro y sentían una gran intimidación por parte de los hombres que tenían el control de este lugar”.

share