PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo En casi la mitad de los abortos que se practican en el mundo la vida de la mujer está en riesgo Now

Now

En casi la mitad de los abortos que se practican en el mundo la vida de la mujer está en riesgo

H

 

El 97% de los abortos peligrosos se producen en África, Asia y América Latina

silvia laboreo

29 Septiembre 2017 13:15

Con hierbas, perchas de la ropa, ácido o matarratas. Aunque parezca increíble, hoy en día millones de mujeres en el mundo siguen usando estos métodos peligrosos para interrumpir sus embarazos. Millones de mujeres que viven en países donde las leyes les impiden acceder a este derecho fundamental y que se ven condenadas a la clandestinidad y a la falta de medidas sanitarias. Y hay cifras que confirman el alcance de este grave problema.

Según un informe de la OMS y el Instituto Guttmacher, de los 55,7 millones de abortos practicados cada año, más de 25 millones se consideran inseguros. Eso significa que en el 45% de las interrupciones de embarazo a nivel mundial la vida de la mujer está en juego.



El informe, publicado ayer en The Lancet coincidiendo con el día internacional por el derecho al aborto, analiza los abortos ocurridos en 182 países entre 2010 y 2014 y califica los peligrosos en dos categorías: menos seguros y nada seguros.

Si atendemos a los abortos menos seguros, estos representan el 31% de las interrupciones de embarazo arriesgadas. En esta categoría se incluyen los abortos practicados con métodos peligrosos por personal cualificado o aquellos en los que el método era correcto pero la persona que lo practicó no estaba cualificada. 


Getty


Por otro lado, los abortos nada seguros representan el 14% de los 25 millones de abortos inseguros. La mayoría de ellos se producen en países de África o Asia que cuentan con leyes restrictivas y sistemas sanitarios frágiles y se practican con brebajes de hierbas o con objetos punzantes.

Los autores del estudio encontraron una relación clara entre el nivel de desarrollo del país, las leyes y la seguridad a la hora de abortar. 

En los países sin restricciones, 9 de cada 10 abortos practicados fueron seguros. Sin embargo, esta cifra es mucho menor en los países donde es ilegal abortar o en los que solo está permitido si la vida de la madre peligra. Además, los investigadores encontraron que el nivel de desarrollo del país también influía en esa seguridad. "La mayoría de los abortos en países de altos recursos fueron seguros. En cambio, sólo eran seguros uno de cada cinco abortos si se trataba de países pobres", señalan los autores del informe.



Según un informe de la OMS y el Instituto Guttmacher, de los 55,7 millones de abortos practicados cada año, más de 25 millones se consideran inseguros. Eso significa que en el 45% de las interrupciones de embarazo a nivel mundial la vida de la mujer está en juego.



La investigación concluye que el 97% de los abortos peligrosos se producen en África, Asia y América Latina. En concreto, América Latina es una de las regiones del mundo donde más restricciones legales al aborto se imponen. De los 8 países en el mundo que prohíben totalmente la interrupción del embarazo, 6 de ellos se encuentran en el continente americano: Nicaragua, Honduras, Haiti, Surinam, la República Dominicana y El Salvador. Aunque recientemente Chile ha abandonado esta lista vergonzosa, en países como El Salvador las mujeres que abortan se arriesgan a penas de hasta 30 años de cárcel, aunque haya sido un aborto natural.  

Además, la tasa de embarazos de niñas y adolescentes en Latinoamérica no deja de crecer, con 1 de cada 3 embarazos que corresponden a menores de edad. Esta situación, unida a la falta de derechos abortivos, lleva a muchas de estas niñas a embarazos arriesgados, abortos practicados en condiciones precarias y, en última instancia, a convertirse en madres muy jóvenes.

“Cuando las mujeres y las niñas no pueden acceder a servicios eficaces de anticoncepción y aborto seguro, hay graves consecuencias para su propia salud y la de sus familias. Esto no debería pasar”, explicó a los medios Bela Ganatra, investigadora del departamento de Salud Reproductiva de la OMS y autora principal del estudio.


Getty

Aunque en los últimos años el acceso al aborto ha mejorado, en parte gracias a organizaciones como Women on Waves, el barco de activistas dedicado a inducir abortos allá donde la legislación no lo permite o Women Help Women,  un servicio que ofrece asesoramiento individualizado a las mujeres que buscan terminar con sus embarazos en casa, desde la OMS recuerdan que aún queda mucho por hacer. “Sin embargo, pese a la evidencia y a los recientes avances en materia de tecnología, siguen produciéndose demasiados abortos peligrosos y demasiadas mujeres continúan sufriendo y muriendo”, incidió Ganatra.

Por último, la investigación recalca la necesidad de preservar las leyes y los derechos sobre el aborto que existen actualmente en el mundo.Y avisan de los efectos catastróficos que podrían tener las políticas conservadoras del presidente norteamericano Donald Trump. El pasado mayo, el republicano anunciaba la limitación de financiación a todas aquellas organizaciones sanitarias que ofrezcan cualquier información sobre prácticas abortivas. Una decisión que tendrá un gran impacto a nivel global y que puede provocar que la terrible cifra de los 25 millones de abortos inseguros aumente peligrosamente en los próximos años.

 


share