PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El deshielo del Ártico amenaza con desenterrar una base militar secreta con material radiactivo

H

Henrik Thomsen
 

En 1959, EEUU construyó una base para lanzar misiles a la antigua URSS. El cambio climático podría sacar los desechos tóxicos que se dejaron bajo las capas de hielo

A.O.

05 Marzo 2018 16:17

El deshielo del Ártico amenaza con desenterrar una base militar secreta estadounidense construida durante la Guerra Fría. En 1959, los americanos crearon una ciudad bajo el hielo de Groenlandia para lanzar misiles nucleares a la antigua URSS. Cuando el hielo se empezó a mover en 1966, los militares se marcharon abandonando ahí los residuos nucleares. Nadie pensó jamás que el cambio climático sacaría a flote los desechos tóxicos. Si emergen, peligra la contaminación de los mares y, en última instancia, el pescado que llega a los platos.

Lo que esconde Groenlandia es una auténtica metrópolis con 30 edificios, una red ferroviaria de más de 3 kilómetros para conectar los veintiún túneles que se cavaron. La base era estratégica. Llegaron a vivir entre 85 y 200 militares. Aunque el reactor nuclear se retiró, el Pentágono dejó bidones de combustible diésel con 200.000 litros y 240.000 litros de agua residuales. Se suman los compuestos radiactivos. En total, los desperdicios ocuparían unos 100 campos de fútbol.

En estos últimos días, en el Ártico ha hecho más calor que en muchas ciudades del continente europeo. Una insólita ola de calor en el Polo Norte ha empujado el frío hacia Europa. Mientras que Groenladia batía el récord con 61 horas con temperaturas por encima de 0ºC cuando lo normal en estas fechas es -20ºC, eran Roma, Bruselas, París y Olso las marcaban bajo cero.

Donald Trump se opone a reconocer que exista un problema. Sin embargo, el pentágono advierte que la mitad de las bases estadounidenses del mundo podrían estar en riesgo debido al cambio climático.

"Hace dos generaciones, la gente estaba enterrando los residuos en diferentes zonas del mundo y ahora el cambio climático está modificando esos sitios", explicaba William Colgan, climatólogo y autor principal de un estudio que alertó el año pasado del peligro de que emergieran los desechos químicos. "Esto es una nueva reproducción del desafío del cambio climático que debemos abordar", concluyó.

Ahora el calentamiento global podría lastimarnos con aquello que quisimos esconder bajo el hielo.

share