PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Un niño de 11 años se ahorca después que su novia fingiera su muerte Now

Now

Un niño de 11 años se ahorca después que su novia fingiera su muerte

H

 

Ahora ella se enfrenta a cargos penales

PlayGround

10 Abril 2017 17:49

Katrina Goss

Tysen Benz, de 11 años, estaba en su habitación hablando por Snapchat con una amiga de su novia cuando recibió la noticia que lo cambiaría todo: ella se había suicidado. A pesar de que la persona que estaba al otro lado del teléfono era la presunta víctima y de que todo cuanto decía era falso, a las dos horas se ahorcó.

Estos son los datos ofrecidos por el abogado de la Fiscalía del condado de Marquette (Michigan, EEUU), Matt Wiese, y por la madre del chico, Goss Benz, que explican el trágico final de un niño que fue víctima de una broma retorcida.

La presunta novia de 13 años, que probablemente no pensaba que sus maníacas palabras provocarían una muerte, ha sido acusada de utilizar indebidamente las telecomunicaciones y de convertir un dispositivo en una herramienta para delinquir. Estos dos cargos podrían comportarle hasta seis meses y un año de detención en un centro juvenil, respectivamente.

A pesar de que Wiese no ha podido confirmar que Tysen y la chica fueran novios, algunos hechos así lo indican. "Hay una conexión lógica por el impacto que tuvo en el niño. Se suicidó a las pocas horas de la conversación", explicó el fiscal a The Washington Post.


La joven ha sido acusada de utilizar indebidamente las telecomunicaciones y de utilizar un ordenador para delinquir



Cuando su madre no lo encontró en su dormitorio aquel día, no imaginaba lo que vería después. "Entré y pensé que estaba haciendo el tonto. Pero terminé encontrándolo en el armario... Traté de darme prisa y de levantarlo. Estaba gritando. Le dije a mi hijo mayor que llamara al 911. Mi pequeño estaba gritando", recordó al mismo diario.

A pesar de que fue reanimado por los paramédicos, no consiguieron salvarle. Terminó ingresado en el hospital en el que moriría tres semanas después.

Como explicó a Associated Press, para Goss la muerte de su hijo ha sido el resultado de "una broma retorcida y enfermiza" que se perpetró a partir del acoso cibernético. Algo que le llevó a decir que trabajaría para concienciar sobre la capacidad de influencia que las redes sociales tienen en los niños.

"Quiero que sea el rostro de esta causa. La forma con la que los niños están utilizando las redes sociales actualmente es terrible", aseguró.

[Vía The Washington Post]


share