PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Descubren que una mujer muerta ha dado a luz en el ataúd

H

 

Por muy macabro que parezca el asunto, los llamados "coffin birth" son en realidad un fenómeno explicado por la ciencia

A.P.G.

19 Enero 2018 14:05

Fueron encontrados por el personal de la funeraria diez días después de la muerte de la mujer. El hombre estaba preparando el funeral del día siguiente cuando al abrir el féretro encontró que además de la muerta, este contenía el cuerpo de un bebé.

“Estamos tan aturdidos y asustados que ni siquiera tuvimos tiempo de comprobar el sexo del bebé”, relata el hombre de la funeraria localizada en Mbizana (Sudáfrica). La mujer era madre de cinco hijos y estaba embarazada de nueve meses.

“Me dedico a esto desde hace más de 20 años y nunca he visto nada así”, concluyó el hombre al portal The Rep. El bebé fue enterrado en el mismo ataúd que la madre.

Según los investigadores, el nacimiento pudo haber ocurrido como resultado de la contracción y relajación de los músculos después de la muerte. Este tipo de nacimientos —cuyo nombre es ‘coffin birth’, o nacimiento en ataúd— es algo rara vez frecuente, pero que sin embargo puede ocurrir.

Los ‘coffin birth’, o también denominados extrusiones fetales postmortem, consisten en la expulsión del cuerpo en descomposición fetal y sin vida del bebé a través de la vagina de una mujer embarazada fallecida. La expulsión es el resultado del incremento presión de los gases intra-abdominales. En algunos casos, la presión confinada de los gases (que hace que el cuerpo se hinche) es tan grande que puede exprimir el útero, forzándolo hacia abajo.

Se han registrado casos de este tipo de muertes desde el siglo XVI, aunque algunos rastros arqueológicos demuestran que este tipo de muertes podría haber estado presente en muchos periodos de la historia.

En Toronto se registró otro caso singular en el 2009 cuando una mujer dio a luz a un bebé —esta vez con vida— 23 horas después de haber fallecido en un accidente de tráfico. La mujer estaba embarazada de siete meses y medio. Los médicos daban por perdida la vida del bebé. Según recoge Weekly Word News, la mujer pasó 17 horas en un refrigerador de la morgue. Fueron los trabajadores del cementerios, al bajar el ataúd a una tumba, quienes escucharon el llanto de un bebé recién nacido.

“Suceden cosas que desafían la explicación y esta parece ser una de ellas”, declaró el doctor.

share