PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Detienen a un matrimonio por torturar y encadenar a sus trece hijos en su propia casa

H

 

Los niños fueron hallados en estado de desnutrición en la que ya ha sido bautizada como "la casa de los horrores"

A.P.G.

16 Enero 2018 12:11

Todas las niñas siempre iban vestidas igual. Vestidos, zapatos y media melena. Los niños, con el pelo cortado, estilo tazón, igual que el padre. La familia de los Turpin, formada por David Allen y Louise Anna, era una de esas familias extrañas que habitaban en un suburbio de Perris, en California. Tenían trece hijos y apenas salían a la calle.

El domingo 14 de enero, las autoridades policiales recibieron una llamada de una joven de 17 años, con una voz infantil, que aparentaba tener 10 años. Era una de las hijas de los Turpin. Su llamada era de auxilio, según recoge Los Ángeles Times.

Los agentes se personaron frente al chalé de la familia. El matrimonio, de 57 y 49 años respectivamente, les recibió. En cuestión de poco tiempo, la policía detectó que en su interior se hallaban trece jóvenes, pálidos y malnutridos, de edades comprendidas entre los 2 y los 29 años.

Louise Anna y David Allen Turpin

Algunos de los niños se encontraban encadenados a las camas y el olor que desprendía el lugar era nauseabundo, según el informe policial. Debido a la fuerte desnutrición, los trece hermanos aparentaban una edad inferior. Todos los niños han sido hospitalizados.

De acuerdo a la nota policial, “los padres no pudieron dar una explicación lógica de por qué estaban inmovilizados de esa manera”. Los servicios de protección oficial están ahora al cargo de los jóvenes y los progenitores han sido puestos a disposición judicial.

El juez ha dictado una fianza de 9 millones de dólares para cada uno de ellos, quienes no tienen antecedentes en el condado. Poco se sabe de la vida que llevaban. En los archivos del condado de Riverside, citados por medios locales, los Turpin figuran como propietarios de la parcela en la que habitaban en la que supuestamente existía un colegio llamado Sandcastle Day School. La apertura del colegio fecha del 2011 y su director es el propio David Turpin, el padre de los niños secuestrados.

En Facebook existe un perfil, que podría ser de la familia, llamado David-Louise Turpin (la combinación de nombres del matrimonio) en el que hay decenas de fotos publicadas entre 2011 y 2016. Las fotos parecen de estudio y también aparecen posando con un imitador de Elvis Presley en lo que a`renta ser la celebración de una boda.

Según revela Los Angeles Times, una vecina de los Turpin declaró que era “un matrimonio extraño”, poco sociable, pero que “no quería pensar mal de la gente”.

share