PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Rusia contesta a Londres y niega haber envenenado al exespía Serguéi Skripal

H

Getty/ Arte PG
 

Londres podría responder con un ataque cibernético a las redes del Kremlin ante el intento de asesinato del exespía ruso y su hija en suelo británico

astrid otal

13 Marzo 2018 12:41

El envenenamiento del exespía ruso y su hija en suelo británico ha abierto la puerta a que se tomen acciones. La primera ministra Theresa May había dado a Vladimir Putin hasta medianoche para explicar cómo el exagente refugiado Serguéi Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron intoxicados en Salisbury. Si respondía, se tomaría como un “uso ilegal de la fuerza” por parte de Rusia contra el Reino Unido.

Ni siquiera han tenido que sonar las campanadas. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha negado su relación con el ataque y ha declarado que no responderán al ultimátum. Acusa a Londres de negarse a enviarle pruebas de la sustancia utilizada como establece la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas. "En cuanto tuvo la sospecha del empleo de una sustancia prohibida, tendría que haberse dirigido inmediatamente al país de donde se sospecha que procede esa sustancia", declaró el ministro. Ayer las autoridades rusas calificaron las acusaciones de "provocación".

El ataque fue llevado cabo con Novichok, una sustancia química altamente letal que se desarrolló en la antigua Unión Soviética en la década de 1970 y 1980. Nunca se había tenido constancia de su uso hasta ahora. Los Skripals permanecen en el hospital en estado crítico. Se desplomaron en un banco de un centro comercial después de estar en un restaurante y un pub. La mesa donde comieron ha sido quemada. Al menos veinte personas que estuvieron en el mismo lugar han sido tratadas ante una posible exposición a la sustancia. Existen dos hipótesis:que proviene de Rusia o que le hayan robado esta arma química y esté en otras manos lo que implica dar por supuesto un sistema de protección débil.

"Este intento de asesinato, utilizando un agente neurotóxico de grado armamentístico en una ciudad británica, no fue solo un crimen contra los Skripals. Fue un acto indiscriminado e imprudente contra el Reino Unido, poniendo en peligro las vidas de civiles inocentes. Y no toleraremos un intento descarado de asesinar civiles inocentes en nuestro suelo", declaró Theresa May este lunes.

La ministra podría acogerse al Artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas que permite la autodefensa legítima. Encima de la mesa se ha colocado nuevas sanciones o un posible contraataque cibernético, según informa The Times. Esto podría incluir dañar redes informáticas del Kremlin o las trolls alentados por el Estado ruso. De esta clase de asaltos informáticos se suele acusar a Rusia. Se sospecha que hackers rusos pudieron piratear la campaña presidencial de EEUU y, recientemente, Londres señaló a Moscú como responsable del ciberataque global ‘NotPetya’ que afectó a 300.000 ordenadores.

En su comparecencia en la Cámara de los Comunes, May había enumerado una lista de intromisiones por parte del Kremlin como la anexión ilegal de Crimea o violar el espacio aéreo europeo. También verbalizó el asesinato Litvinenko, el exfugitivo del servicio secreto ruso, al que colocaron polonio en su té en 2006. El embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, podría ser expulsado.

Al turno de los laboristas, su líder Jeremy Corbyn condenó el envenenamiento pero advirtió de que cortar completamente las comunicaciones con Rusia podría empeorar la situación. También criticó que el partido conservador hubiera aceptado donaciones de más de 900.000 euros de oligarcas rusos desde que Theresa May está en el poder. Los enredos diplomáticos podrían solo haber comenzado.

share