PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo En Siria las impresoras 3D imprimen brazos y piernas Now

Now

En Siria las impresoras 3D imprimen brazos y piernas

H

 

Si existe una sola cosa que empiece a funcionar en países desgarrados por conflictos, eso son las iniciativas que utilizan la tecnología de las impresoras 3D para fabricar prótesis baratas

Carlota Ming

26 Mayo 2014 11:56

Si existe una sola cosa que empiece a funcionar en países desgarrados por conflictos, eso son las iniciativas que utilizan la tecnología de las impresoras 3D para fabricar prótesis baratas.

Every Syrian es el nombre de la fundación que en Siria se dedica a proporcionar ayuda urgente a los más necesitados. Entre sus acciones se encuentra el Proyecto Nacional Sirio de Prótesis, que gracias a la financiación privada ha dado a luz a las prótesis perdurables del proyecto Robohand, fundado por el sudafricano Richard van As. Los diseños de Robohand tienen licencia Creative Commons, por lo que pueden ser reproducidos por cualquiera que tenga una impresora 3D.

Pero la cosa no queda ahí: el negocio también tiene una versión Silicon Valley, y con imagen de marca.

Tal es el caso de Not Impossible Labs, fundado por Mick Ebeling, que empezó a trabajar con las víctimas del conflicto sudanés. Aquí la idea es la misma que la de Robohand, es decir, que los médicos locales sean autónomos y puedan producir sus prótesis. Sin embargo, la financiación aquí es distinta.

En el caso de Ebeling, parte de la promoción del proyecto depende de Intel, responsable de la producción de vídeos publicitarios como el que sigue. Hasta la fecha suma más de 1.600.000 millones de visionados, y el objetivo de esta producción no deja lugar a dudas: lanzar un mensaje inspirador, promover valores comprometidos con los Derechos Humanos y transmitir una serie de ideas asociadas a una marca.

Recientemente lo vimos en el caso de Mars One: en un momento en que la carrera espacial entre países está agotada, la única manera de conquistar el espacio está en los inversores privados. ¿Ocurrirá lo mismo con la filantropía procedente de marcas?

share