PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Este niño de 6 años ha facturado 11 millones de euros reseñando juguetes en YouTube Now

Now

Este niño de 6 años ha facturado 11 millones de euros reseñando juguetes en YouTube

H

 

Ha entrado en la lista Forbes de los youtubers mejor pagados del mundo

PlayGround

12 Diciembre 2017 15:43

Ryan, el niño de 6 años que de dedica a valorar y probar juguetes, no solo es uno de los youtubers más jóvenes y con mayor número de seguidores. También es multimillonario. Acaba de entrar en la lista Forbes de youtubers y entre sus competidores ocupa una más que digna posición. Entre los diez mejor pagados, este crío es el número 8.

Gana unos 11 millones de dólares al año, es decir, casi un millón al mes. Para muchos niños y niñas de su misma edad, probablemente, Ryan tenga el mejor trabajo del mundo. Miles de marcas de juguetes llaman a su puerta para que el menor pruebe sus productos y haga publicidad de los mismo.

Sin embargo, sus vídeos no se limitan a a evaluar juguetes. Ahora los padres de Ryan, quienes se benefician realmente de sus ingresos, graban al menor en escenas mucho más cotidianas como un corte de pelo, una salida familiar o un food challenge.

La madre, que nunca ha revelado su nombre ni el apellido de Ryan ni el estado en el que viven para "proteger" al menor, es profesora de química. También es la encargada de grabar y editar los vídeos. Su padre suele acompañar al menor en algunas grabaciones.

Según ha explicado en varias ocasiones a los medios de comunicación, su hijo era un asiduo de los tutoriales de juguetes. Con 4 años le preguntó si podía crear su propio canal. Fue entonces cuando crearon, en 2014, Ryan ToysReview.

Los vídeos se cuelgan diariamente. Según la madre se graban todos en fin de semana para no alterar el día a día del pequeño. Además asegura que el canal se cerrará cuando él se aburra de grabar y jugar con los productos.

Teniendo en cuenta que no existe ninguna ley en Estados Unidos que regule el trabajo infantil en el cine o en internet, son los padres quienes deciden la cantidad de horas que exponen a su hijo frente a la cámara y frente a millones de espectadores.

Puede que sea el sueño de todo niño o que Ryan en realidad esté siendo explotado por el beneficio de sus propios padres.

share