PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo "Señor Trump: México ya tiene un muro y deporta más migrantes que EEUU" Now

Now

"Señor Trump: México ya tiene un muro y deporta más migrantes que EEUU"

H

 

El activista mexicano Rubén Figueroa responde a Trump… con datos sorprendentes

07 Septiembre 2016 06:00

México no es el enemigo de Estados Unidos en asuntos migratorios, tal y como se empeña en exhibir el candidato a la presidencia Donald Trump. Más bien es un socio, un amigo impresicindible.

Los gobiernos de Estados Unidos y México firmaron en 2014 el plan Frontera Sur, un acuerdo con el que se pretende frenar el flujo de personas que viajan desde los países de América Central y cruzan México para llegar a la frontera norte, a Estados Unidos. "Había que frenar a La Bestia", cuenta Rubén Figueroa, coordinador del Movimiento Migrante Mesoamericano y defensor de los derechos humanos.



La Bestia, en tiempos pasados.


Hasta que se firmó el plan Frontera Sur, el tren de mercancías conocido como La Bestia o el "tren de la muerte" era el principal medio de transporte de miles de personas hacia la frontera con Estados Unidos, por barato y accesible, aunque también mortífero: más allá de las inclemencias y los accidentes durante el viaje —los migrantes con menos recursos debían viajar agarrados a los vagones o en el techo del tren—, el convoy era un botín en movimiento para delincuentes y pandilleros. Solo tenían que esperar a que pasara por sus territorios para robar, violar y matar a los migrantes que viajaban sin documentos para evitar los ataques a sus familias. Muchos murieron a manos de los atacantes, lanzados a las vías. Por eso a lo largo de la ruta del ferrocarril hay decenas de centros en los que se han quedado a vivir hombres, mujeres y jóvenes con miembros amputados. 


El acuerdo entre Estados Unidos y México ha dejado a La Bestia casi vacía. 

La Bestia fue un transporte obligado para los migrantes que querían atravesar México. No tenían más remedio que agarrarse como pudieran al tren, viajaban unos 800 en cada viaje. Por muchos años duró este método. Con el plan Frontera Sur, las fuerzas del orden mexicanas empezaron a impedir que los migrantes tomaran el tren. El número de viajeros se redujo en un 80%. Ya no se suben en estaciones antes muy conocidas, como Arriaga o Tabasco.

"Cada día entran por la frontera sur entre 800 y 1.000 personas, pero es un cálculo estimado a la baja"

En el tren solo viajan mercancías, pero los bosques se han llenado de gente.

La cantidad de migrantes que se suben al tren es mínima. Ahora tienen que caminar junto a las vías, en la selva, en los campos, tienen que tomar transportes cortos por otra ruta.

¿Quiénes atraviesan México para llegar a Estados Unidos? ¿Cuántos son?

Los que entran cada día por la frontera sur son unos 800 o 1.000. También se dice que entran de 400.000 a medio millón al año. Las cifras varían porque es muy difícil obtenerlas. No sirven los albergues, ni las detenciones, para tener una cifra total aproximada de los migrantes que entran a México para llegar hasta Estados Unidos. Algo que estamos detectando últimamente es que cada vez hay más migrantes de Asia o África en esta ruta.

¿Cómo?

Vienen de Bangladesh, India, Pakistán, Congo. Llegan a Brasil y de ahí van hacia Estados Unidos a través de México. Hace unos meses incrementó muchísimo, están entrando alrededor 160 al día.




Miembros de una mara hondureña.

¿Por qué tantas personas emprenden este viaje?

La migración se da desde Centroamérica por la violencia desmedida y estructural [Honduras sigue siendo uno de los países más violentos del mundo], y por la pobreza crónica en la región. Es prácticamente imparable ese desplazamiento o huida, es una migración forzada. Familias, jóvenes, menores no acompañados… cuando llegan a México, se les abre un camino muy difícil.

¿Qué opciones quedan ahora que hay tanta vigilancia policial, y que no está La Bestia?

Los que pueden pagan un transporte para facilitar su ruta por México, eso hace que el tráfico de personas haya aumentado mucho. El crimen organizado está ganando mucho dinero y las rutas a pie se han vuelto mucho más peligrosas.

¿Cree que el plan Frontera Sur ha empeorado la situación?

El plan no incluye estrategias para impedir la migración o favorecer la migración documentada. No se están dando alternativas, no se va a la raíz del problema y no se cumple la ley mexicana.

"El crimen organizado está ganando mucho dinero y las rutas a pie se han vuelto mucho más peligrosas"

¿En qué sentido?

No se está brindando el estatus de refugiado ni apoyo a personas cuyas vidas corren peligro, ni a las familias de los refugiados. Al contrario, se le sigue persiguiendo. Los migrantes toman otras rutas, donde delincuentes locales los extorsionan, donde incluso policía municipal y de los estados también sacan provecho. Incluso los taxistas los maltratan y los estafan. Todos están haciendo su agosto gracias a este plan, el camino por México es mucho más difícil ahora, pero la situación por la que lo toman sigue vigente. Los migrantes se esconden más que antes, eso hace que sean más vulnerables.

La amenaza de los traficantes no solo afecta a los migrantes. También quienes les ayudan, o quienes investigan, están en peligro. A usted mismo le amenazaron.

La mayoría de la gente que trabajamos en esto hemos recibido amenazas. Casi no me gusta hablar de esto, porque en comparación con lo que le pasa al migrante, no es nada.

Pero le ha ocurrido.

Hace un par de años, por investigar y denunciar las redes de tráfico y las desapariciones, vinieron y me dijeron que me iban a matar. Me lo dijeron a la cara. Hay intenciones claras de los capos de hacernos daño. Conozco a dos personas que ayudaban a migrantes que fueron asesinadas.



Rubén Figueroa.

Entre octubre de 2013 y septiembre de 2014 se llegó a una cifra récord de menores solos que llegaron a Estados Unidos (90.000), en su mayoría centroamericanos. La causa es que empezó a extenderse el rumor de que la ley de migración estadounidense impedía deportarlos inmediatamente. ¿Esto sigue así?

Hacia finales de 2014 y 2015 disminuyó la cantidad de menores indocumentados, pero en 2016 está aumentando el número de menores no acompañados que llegan a la frontera norte. Eso significa que las bandas de crimen organizado operan más: los traficantes están logrando que lleguen a la frontera. Lo que siempre ha sido constante es el número alto de menores que salen desde Centroamérica en dirección al norte, puesto que las razones para hacerlo no han disminuido.

"Los migrantes se esconden más que antes, eso hace que sean más vulnerables"

Cuando estalló la llamada "crisis de los menores no acompañados" se abrió un debate: si huyen de las pandillas, ¿no se les debería ofrecer protección?

Ha habido algunos cambios en la ley mexicana sobre los menores no acompañados que solicitan refugio. Pero esos cambios no se ponen en práctica, porque los chicos huyen de las autoridades, no se atreven a solicitar refugio; se esconden. Saben que continúan deportándolos a su país de origen. Muchos menores entraron en Estados Unidos en 2014, con el pico de la crisis, y durante ese tiempo no lograron el refugio. Fueron detenidos y deportados al cumplir la mayoría de edad.

Tengo entendido que los traficantes han encarecido sus servicios a raíz del plan Frontera Sur.

Ahora la ayuda de los traficantes cuesta 10.000 dólares, antes rondaba los 6.000. Los traficantes cobran por adelantado o en dos partes, con una suma al principio y otra al final. Por eso, cuando hay detenciones y deportaciones, ellos ya han cobrado. Los estados con más detenciones son Chiapas, Tabasco y Veracruz, por este orden.

¿Quiénes son los traficantes de personas?

Sabemos que los que las manejan son los mismos cárteles mexicanos de la droga. Como los Zetas o el Cártel del Golfo.

Hay sospechas de que las fuerzas del orden mexicanas han colaborado con los traficantes. 

No todas las autoridades no con corruptas, pero las hay. Tienen pactos con los traficantes para que puedan mover un gran número de personas en camiones, camionetas. En Puebla se descubrió una casa con 100 migrantes dentro. Eso fue facilitado por algunas autoridades. Ha habido detenciones en las que se ha comprobado que los traficantes mueven a la gente con el beneplácito de los agentes.



Migrantes de América Central.

¿A algún policía se le ha detenido o juzgado acusado de colaborar con el crimen organizado?

No conozco ningún caso. Ha habido detenciones de agentes que han extorsionado y maltratado a migrantes.

Pongamos que se descubre un camión donde viajan más de 100 migrantes indocumentados. ¿Quén comete el delito, ellos o quien trafica con ellos?

Nosotros consideramos que esas personas son víctimas de tráfico de seres humanos, y debería dárseles ese estatus y brindarles la protección con una visa humanitaria. La ley mexicana lo contempla, pero la mayoría de personas son deportadas. Hay que tener en cuenta que en 2015 México ya deportó a más migrantes que Estados Unidos.

Ese es un dato sorprendente.

Y eso que la mayoría de los migrantes se dirigen a Estados Unidos, no a México, que es país de tránsito.

"No se ha logrado saber de dónde proviene todo el dinero que México utiliza para la deportación masiva de migrantes"

Es decir: México le hace el trabajo sucio a Estados Unidos gracias al plan Frontera Sur.

El plan Frontera Sur es una acción netamente policíaca, para detener y deportar al mayor número de migrantes posible. Ese es el objetivo. El gobierno dio a entender que era una forma de salvaguardar los derechos humanos y la integridad física de los migrantes, pero es una máquina de deportación.

¿Y qué gana México? ¿Cómo se financia esta máquina de deportación?

Hay convenio, por supuesto, pero no se ha logrado saber de dónde proviene todo el dinero que se utiliza para la deportación masiva de miles de migrantes desde México a Centroamérica, ni para el desplazamiento de fuerzas federales.




Peña Nieto y Trump, la semana pasada.

¿El plan Frontera Sur tiene las cuentas opacas?

El gobierno mexicano niega rotundamente que reciba fondos de Estados Unidos, pero está claro que ese trabajo de contención se hace para que la gente no llegue a Estados Unidos, es un plan que ellos dirigen.

Pero no se conocen los detalles de ese pacto.

Se especula mucho, claro. Por eso me indignan aún más las palabras de Donald Trump. Yo le diría que México ya tiene un muro, y que lo que él promete con los migrantes, México ya lo está llevando a cabo.

En beneficio de su país, además.

Como activista a favor los derechos humanos y como mexicano me siento indignado por su campaña de odio, por todo lo que ha dicho sobre nosotros. Más indignado aún porque haya venido acá sin tener ninguna vergüenza.

share