PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Muere una ballena tras tragar 80 bolsas de plástico

H

Shortfined Pilot Whales
 

Llevaba cinco días entre convulsiones tratando de vomitar el plástico de su estómago

PlayGround

04 Junio 2018 15:14

Ochenta bolsas de plástico fueron sacadas del estómago de una ballena piloto que murió en el sur de Tailandia. Entre todas pesaban 8 kilos. Antes de morir, la ballena vomitó cinco bolsas entre espasmos y convulsiones.

Shortfined Pilot Whales

La triste escena tuvo lugar el viernes. Hacía cinco días que el animal estaba varado en el canal poco de Songhkla. Estaba inerte, incapaz de alimentarse y casi de moverse. Desde el lunes, los voluntarios trataban de salvarle la vida. Casi no podía nadar y los rescatistas instalaron sombrillas para evitar que fuera abrasada por el sol. Finalmente nada se pudo hacer.

La posterior autopsia reveló más tarde que la causa de la muerte era la enorme cantidad de plástico que contenía en el estómago. Se sacaron hasta 80 bolsas de plástico de su cuerpo, llenaban la sala de operaciones. Los funcionarios del Departamento de Recursos Marinos y Costeros creen que el mamífero las confundió con comida. Pero al tragarlas, el plástico taponó su aparato digestivo y le impidió digerir los alimentos.

“Si tienes 80 bolsas de plástico en el estómago, al final mueres", ha asegurado Thon Thamrongnawasawat, biólogo marino, a AFP. Al menos 300 animales marinos mueren anualmente en aguas tailandesas por ingerir plástico. Las ballenas son de las más afectadas. Hace solo unos meses, aparecía un cachalote muerto de 10 metros de largo en la costa española que había ingerido 29 kilos de plástico.

Sin embargo, no solo los objetos de gran tamaño acaban con la vida de los animales marinos. Un estudio publicado el año pasado revelaba que el 83% de todas las aguas del planeta están contaminadas de fibras plásticas, y a veces esas fibras son microscópicas pero aún así acaban en los estómagos de los animales provocándole graves daños en sus tractos intestinales, y también en los humanos que consumen esos animales.

share