PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo ¿Qué significa que el "poli duro" de China sea el nuevo jefe de Interpol? Now

Now

¿Qué significa que el "poli duro" de China sea el nuevo jefe de Interpol?

H

 

Hablamos con Francesc Canals, corresponsal en China, sobre el polémico nombramiento de Meng Hong Wei como presidente de la mayor organización de policía internacional

24 Noviembre 2016 06:00

El nuevo jefe de Interpol se llama Meng Hongwei, y es conocido por ser el "policía duro" de China. A principios de mes, Hongwei fue elegido para presidir la mayor organización policial de lucha contra el crimen a nivel planetario. Muchos están empezando a calcular las consecuencias de este nombramiento: hay razones para temer a Meng Hongwei.

"Existe el riesgo de que se utilice una orden de búsqueda y captura como subterfugio para conseguir la detención de un disidente en un país extranjero, por ejemplo", dice Francesc Canals, corresponsal de Tv3 en China.

No sería la primera vez que la policía del país asiático utiliza los servicios de Interpol para perseguir a disidentes políticos en el extranjero, o a líderes de la etnia uigur, declarados enemigos del régimen comunista: "Si algo está demostrado es que no hay ninguna garantía de que el motivo de la persecución policial esté dentro del ámbito del delito común y que no haya una motivación política", dice Canals.



Sin ir más lejos, en 2014 China reclamó a Interpol la captura de un centenar de sospechosos de casos de corrupción que habían huido del país. De todos ellos, han conseguido detener a unos 30.

"Muchos gobiernos siguen reticentes a colaborar con un país donde la justicia no es independiente y donde no existen garantías de un proceso justo y fiable. Sin embargo, cada vez más países aceptan cooperar con la policía china, aunque no tengan un tratado de extradición con Pequín", explica Canals.

"Cada vez más países aceptan cooperar con la policía china"

Pero, ¿quién es Meng Honwei?, y sobre todo, ¿cómo se explica que los 190 países que integran Interpol hayan votado por él?

A pesar de los "avances innegables" en el ámbito de los derechos humanos, China sigue siendo el país que más ejecuciones lleva a cabo del mundo. "Algunas ONGs calculan que en 2014 hubo 2.400 ejecuciones. Eso es más que todos los países con pena de muerte vigente juntos. En China, el problema continúa siendo que una cosa es lo que dice la constitución y la ley, y otra la realidad".

Un funcionario nada común



Meng Hongwei es Viceministro de Seguridad Pública en China desde 2014, cargo equivalente al "número 2" del ministerio de interior. Pero su fama de duro procede de los años en que lideró un cuerpo militar especial.

"Fue el segundo cargo más importante de la policía armada china, un cuerpo paramilitar destinado en las zonas más sensibles políticamente, como el Tíbet o el Xingjiang".

La Región Autónoma de Xingjiang, situada en el noroeste del país, está poblada por 56 etnias minoritarias y los uigures —que profesan en su mayoría la religión musulmana— son la más numerosa.

Hongwei no es un funcionario común, sino alguien que ha ejercido el poder con motivaciones políticas en un lugar donde los derechos humanos son vulnerados a gran escala

Así pues, Hongwei no es un funcionario común, sino alguien que ha ejercido el poder con motivaciones políticas en un lugar donde los derechos humanos son vulnerados a gran escala: "Amnistía internacional ve un conflicto de intereses muy claro entre en el perfil de alguien como Meng. Es el número 2 del ministerio del interior en un país donde los ciudadanos están sujetos a diario a las arbitrariedades del poder".

Tal como declaró Nicholas Bequelin a la BBC, director de Aminstía Internacional en Asia, a diferencia de otras, "la policía china tiene no sólo un mandato de asegurar el orden y el respeto a la ley, sino el de proteger el poder del Partido Comunista".

Según Canals, la elección de Hongwei viene determinada por la creciente importancia de China como potencia global. “China es cada vez más importante, también en materia de lucha contra el crimen a escala internacional".



Pero razón que ha pesado más en su nombramiento como jefe de Interpol ha sido la apuesta de Meng por la lucha contra la corrupción: "Es la gran prioridad del gobierno chino desde que Xi Jinping llegó al poder en 2013”.

El presidente chino ha castigado a más de 1.000 funcionarios estatales, pero tras la campaña contra la corrupción del Partido Comunista se esconden motivaciones políticas:

"Digamos que la acusación de corrupción contra alguna persona que haya huido de China puede ser cierta, pero la petición de orden de captura puede tener más relación con alguna cuenta pendiente entre facciones del poder, y no tanto con un delito real", dice Canals.

Meng no puede incidir directamente, pero es obvio que no irá en contra de los intereses de su país ni de sus compañeros policías

Aunque Interpol no tiene la capacidad de enviar equipos policiales ni emitir órdenes de detención por su cuenta, tiene mucha influencia en las agencias policiales de todo el mundo: "Meng no puede incidir directamente, pero es obvio que no irá en contra de los intereses de su país ni de sus compañeros policías", dice Canals.

Durante su discurso de nombramiento como presidente del Comité Ejecutivo de Interpol, Meng Hongwei declaró que hará todo lo que sea necesario para "patrullar el mundo". "Lo único que pueden esperar los disidentes es que las ONGs pro-derechos humanos ejerzan el máximo control posible sobre las órdenes de detención que salgan de Interpol y que tengan que ver con ciudadanos chinos".


El joven que mató al alcalde


Los disidentes en el extranjero están reaccionando con inquietud al nombramiento de Meng Hongwei. "Sobre todo a través de internet", dice Canals. Recuerdan las desapariciones, las torturas sistemáticas y las confesiones forzosas, todos ellos métodos habituales de la policía china.

Uno de los últimos casos que ha conmocionado a la sociedad china es el del joven Jia Jinglong, que mató al alcalde de su pueblo por haber expropiado irregularmente su casa.

La venganza le proporcionó una gran popularidad entre la opinión pública debido a la abundancia de este tipo de injusticias. Se organizaron numerosas campañas para salvarlo, pero no hubo clemencia y Jinglong, de 30 años, fue ejecutado el pasado 8 de noviembre.

El del joven Jia Jinglong mató al alcalde de su pueblo por haber expropiado irregularmente su casa, y se ganó el favor de la opinión pública

Sin embargo, en las instituciones chinas se está produciendo un debate sobre la pena capital. Eso al menos es lo que se desprende de los medios controlados por el régimen: "En un artículo del Global Times, el portavoz del régimen de cara al exterior, se dice que la pena capital no puede resolver problemas sociales", dice Canals. El artículo hacía referencia a Jia Jinglong.

Aun así, nada puede aplacar la preocupación de decenas de disidentes en el extranjero, de organizaciones a favor de los derechos humanos, y de millones de ciudadanos chinos que ven como uno de los hombres más implacables del Partido aumenta su poder a escala global.

"La cuestión de fondo es que en China el aparato policial lo controla todo. Las arbitrariedades y las injusticias son muy difíciles de combatir para los ciudadanos. Denunciar tampoco es fácil, debido al bloqueo total de la comunicación y la información. El aislamiento es total y la vigilancia de los disidentes, permanente".



share