PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Al menos 445 brasileños fueron asesinados por la homofobia en 2017

H

 

El aumento histórico de estos crímenes se relaciona directamente con un país cada vez más ultra conservador

S.L.

23 Enero 2018 11:49

El país alcanzó el año pasado el máximo histórico de brasileños y brasileñas que murieron víctimas de la homofobia. Así lo revela la nueva investigación de la ONG Grupo Gay de Bahía, una organización que contabiliza los asesinatos y crímenes contra la comunidad LGTBIQ. Al menos 445 personas murieron en 2017, lo que implica un aumento del 30% en tan solo un año. De las 445 víctimas, se contabilizan al menos 387 asesinatos y 58 suicidios. Entre ellas se encuentra Dandara dos Santos, una mujer transexual que fue golpeada hasta la muerte en la ciudad de Fortaleza, al noreste de Brasil el pasado mes de marzo. El vídeo de la paliza fue reproducido en redes sociales y provocó la alarma de la comunidad LGTBIQ en Brasil.

Para Luiz Mott, antropólogo brasileño, activista y presidente de Grupo Gay de Bahía, la violencia contra la comunidad LGTBIQ en Brasil se debe en gran medida al aumento de la popularidad de políticos ultraconservadores vinculados a la iglesia evangélica. “Es un discurso que destruye la solidaridad e iguala a las personas LGTBI con animales”.

Los cristianos evangélicos han crecido en Brasil de un 5 % a un 25% y sus líderes –entrenados en EEUU– han llevado al país la homofobia de extrema derecha.

"En la última década, Brasil buscó producir políticas que pudieran proteger a grupos vulnerables como gais y personas trans, pero fracasaron en su mayoría, debido a la falta de inversión o cambio en la visión de la política", criticó Jurema Werneck, directora ejecutivo de Amnistía Internacional Brasil.

Pese a que el matrimonio homosexual está permitido en el país desde 2013, en los últimos años las agresiones a las personas LGTBIQ no han dejado de aumentar y en septiembre del año pasado un juez de Brasilia , Waldemar Claudio de Carvalho, autorizó la aplicación de terapias de conversión a homosexuales brasileños. Además, hace tan solo unos meses cientos de personas salieron a la calle para protestar contra la filósofa estadounidense Judith Butler, a la que consideraban "exterminadora de familias promovida por la ONU y otras grandes corporaciones" y "promotora mundial de la ideología de género".

Este peligroso viraje homófobo y reaccionario que vive Brasil queda ejemplificado en la figura del candidato a las elecciones presidenciales de este año, Jair Bolsonaro. Este político de ultraderecha, que ha llegado a decir que prefiere tener un hijo muerto a homosexual, ahora se encuentra entre los candidatos más votados en las encuestas, solo aventajado por Lula da Silva.



share