PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las invisibles: ellas no harán huelga

H

 

La campaña Because I Am Woman de Médicos sin Fronteras pone el foco en las mujeres invisibles, víctimas de múltiples violencias en situaciones de extrema gravedad

PlayGround

08 Marzo 2018 06:00

“Todas han sufrido violencia sexual o han sido testigos de algún episodio de violencia. Muchas llegan a la consulta simplemente esperando que alguien escuche sus historias”. Es el testimonio de Fouzia, doctora especialista en salud reproductiva en Atenas. Por su consulta pasan decenas de mujeres, y niñas, de países como Irak, Irán, Jordania, Turquía. Todas ellas arrastran historiales complejos de violencia, migraciones forzadas y expulsiones.

La experiencia de Fouzia es una de los cinco relatos difundidos por la ONG Médicos Sin Fronteras con motivo del día 8 de marzo. Because I Am A Woman pone el foco en todas esas otras mujeres que hoy no escucharemos: las invisibles, las más vulnerables y precarizadas, las mujeres víctimas de múltiples violencias que despiertan cada mañana con un futuro incierto. Ellas no harán huelga. Tampoco se manifestarán. No pueden.

Las experiencias son diversas y muchas de ellas atroces, como el testimonio de Ruksana, que atiende a víctimas de violencia sexual en Bangladesh. La mayor parte de sus pacientes son rohingyas, la minoría musulmana brutalmente perseguida por el ejército birmano. Desde que empezó el conflicto, miles de personas han sido asesinadas, según Human Rights Watch (HRW) y otras 270.000 han huido a Bangladesh.

Ruksana se encarga de asistir a todas esas mujeres, como el caso de una, cuenta, a la que ella asistió después de ser violada por ocho militares y abandonada en el bosque junto a su bebé. La víctima solo intentaba cruzar la frontera con Bangladesh.

“¿Pero cómo una mujer de mi edad va a ir al psicólogo?”, se pregunta Salma, otra de los testimonios entrevistados. Esta mujer, refugiada siria en Jordania, relata cómo las secuelas de una guerra que dura ya siete largos años afectó mentalmente tanto a ella como a sus dos hijos. Finalmente, accede a ir a una consulta, prueba de que la salud mental queda al final de una larga lista de grietas por cerrar: el alimento, la casa, la educación de los niños, bienes de primera necesidad.

Salma es una de las miles de mujeres afectadas por la guerra en Siria, desde que inició el conflicto en 2011. Se estima que alrededor de 13.000 mujeres son víctimas de las prisiones del régimen de Bachar al-Assad: torturadas, violadas, encarceladas arbitrariamente... La violencia se ceba con las mujeres con especial vehemencia durante los conflictos armados.

Otro de los vídeos de la serie Because I Am A Woman denuncia la precaria situación de las mujeres migrantes embarazadas a bordo del buque Aquarius, que opera junto con la ONG SOS Méditerranée. Jonquil, matrona en la embarcación, explica que muchas de las mujeres que atiende están embarazadas fruto de relaciones no consensuadas. Algunas quieren tener el bebé, muchas otras no. La mujer describe el periplo angustioso de varias de ellas. Algunas se animan a explicar sus vivencias, otras tardan días en decir una palabra.

Ser mujer es la principal causa de pobreza en el mundo. Según datos de Naciones Unidas, el 60% de las personas que pasan hambre de forma crónica son mujeres y niñas. Las mujeres constituyen dos terceras partes de los casi 800 millones de analfabetos. Las mujeres ingresan de media un 60% menos que los hombres, poseen menos del 20% de la tierra cultivable; todo ello pese a que más de 400 millones de agricultoras producen la mayoría de los alimentos que comemos.

Las mujeres trabajamos menos, trabajamos peor. Solo un 50% de las mujeres en edad de trabajar tiene un empleo, frente al 77% de los hombres, según ONU Mujeres. Los empleos feminizados también son los más precarios: sueldos más bajos, mayor irregularidad y mayor temporalidad.

Por todas ellas, por todas las que hoy no podrán hacer la huelga, también salimos hoy a las calles.

share