PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 'Juego de Tronos' bate récords en una gala de los Emmy llena de reivindicaciones Now

Now

'Juego de Tronos' bate récords en una gala de los Emmy llena de reivindicaciones

H

 

Guía rápida para no perderte lo mejor de los Emmy 2016.

19 Septiembre 2016 18:18

Un año más, la ceremonia de los premios Emmy ha demostrado estar muy por encima de los Oscars en cuanto a espectáculo se refiere.

Los premios empezaban con una advertencia por parte del presentador Jimmy Kimmel: “si en vuestro show no aparece un dragón o un Bronco blanco, ya podéis iros a casa”. Y no lo dijo por nada.

Juego de Tronos se coronó por sexta ocasión y batió el récord de ser la serie con mayor número de premios Emmy de la historia. En total, ha conseguido 38, superando así a Frasier, que en sus once temporadas consiguió 37.

La serie se llevó el premio a la “Mejor serie dramática del año”, así como todos los premios técnicos y de guión. Las únicas decepciones se las lleveron Kit Harrington (Jon Snow) y Emilia Clarke (Daenerys Targaryen), que no pudieron contra sus competidores.


'Juego de Tronos' y 'American Crime Story', grandes vencedoras de la noche.


La otra gran vencedora fue, como advertía Kimmel, American Crime Story: The People v. O.J. Simpson. La miniserie de diez capítulos que recoge la historia del ex deportista, icono mediático y precursor de la telerrealidad se llevó cuatro estatuillas.

La tercera gran serie ganadora fue Veep, una vez más, ganadora del premio a la mejor serie de comedia. La serie, sobre una vicepresidenta en la sombra de un presidente “mejorable”, sigue siendo un rodillo.

En el resto de categorías, el pastel estuvo más repartido. El papel de Rami Malek en Mr. Robot le sirvió para catalogarse como el mejor actor de una serie dramática. Nunca haber estado callado durante tanto tiempo había dado tan buenos resultados. Y la decena de personajes que Tatiana Gabrielle Maslany interpreta en Orphan Black le han seguido sirviendo para revalidar su premio como mejor actriz de drama.

Jimmy Kimmel, en cambio, no acabó tan contento. El presentador, que estaba nominado en la categoría de mejor programa de entretenimiento, perdió contra Last Week Tonight With John Oliver. Y Matt Damon, con el que Kimmel se ha metido en más de una ocasión, decidió vengarse de manera magistral:


Ya sé lo que estaréis pensando: ¿qué ocurre con Stranger Things?

El fenómeno televisivo del año ni siquiera ha estado nominada en esta gala. Pero Netflix no podía dejar a una de sus series de referencia sin asistir a una cita así. Así que llamó a tres de sus pequeños grandes actores: Millie Bobby Brown, Gaten Matarazzo y Caleb McLaughlin… y demostraron que, por poder, podrían protagonizar hasta un musical.

Hasta para dar sándwiches tuvieron tiempo Dustin, Eleven y Lucas. Al parecer, desde los Oscar de Ellen Degeneres, se ha puesto de moda repartir comida entre el público de los grandes eventos.


“Espero ser el último hombre en interpretar el papel de una mujer transgénero. Dadles la oportunidad de contar su historia”.

Por supuesto, no solo hubo tiempo para la diversión en la 68º ceremonia de los Premios Emmy. El espíritu reivindicativo es algo que va ligado al gen de la gala, y en esta ocasión no ha sido para menos. Jill Soloway, la creadora de Transparen proclamó que “hay que derribar el patriarcado” al recoger su premio.

Desde luego, la serie lo intenta. Estrenada en 2014, esta comedia dramática habla sobre la vida de una familia de Los Ángeles tras descubrir que el padre, Mort, es una mujer transexual. Jeffrey Tambor también, que ganó la estatuilla al mejor actor, también dejó clara su postura.

“Espero ser el último hombre en interpretar el papel de una mujer transgénero. Dadles la oportunidad de contar su historia”, declaró, en una clara referencia a la elección de Matt Bomer en la película Anything.


“Soy muy afortunada de participar en una serie que pone a las mujeres en el centro”.

No fueron las únicas reivindicaciones de la noche. “Soy muy afortunada de participar en una serie que pone a las mujeres en el centro”, dijo Tatiana Maslany mientras recogía su premio por su interpretación en Orphan Black. Y es que, a diferencia de lo que ocurre en otros premios, en los Emmy no hubo grandes diferencias por cuestiones de raza y sexo.

Eso sí, “tenemos un largo camino por recorrer” denunciaron Aziz Ansari y Alan Yang, de ascendencia India y China, al recoger el premio por mejor guión de comedia por la serie Master of None. Sin embargo, la falta de referentes que reclamaron podría ser paliada gracias a méritos como los suyos.

En definitiva, las series volvieron a demostrar que cada vez están más igualadas con el cine. Pero su mayor virtud es, también, su mayor defecto. Como pone de manifiesto el caso de Juego de Tronos, el hecho de las series repitan éxito año tras año, hace difícil que las nuevas propuestas puedan llevarse premios.

Pero, si solo tenemos tiempo para seguir unas pocas series al año, en los Emmy tenemos una gran guía para seguir.

share