PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La rapera Mona Haydar explica por qué llevar velo también es feminista Now

Now

La rapera Mona Haydar explica por qué llevar velo también es feminista

H

 

"Lo que queremos es demostrar que lo llevamos porque queremos, porque es parte de nuestra identidad y porque podemos ser igual de feministas que quienes nos critican por llevarlo"

G.C.

06 Abril 2017 19:20

Mona Haydar se describe como poeta, activista, practicante de Permacultura (agricultura sostenible), enamorada de las actividades de montaña, amante de la energía solar, entusiasta de Dios y feminista.

Es de origen sirio pero se crió en Flint, Michigan (Estados Unidos). Ha vivido parte de su vida en Damasco, donde estudió la espiritualidad árabe e islámica. Pasó unos años de su vida en las montañas del Norte de Nuevo México, en la Fundación Lama y en el bosque de Redwood en California junto a su marido y su hijo. Desde entonces da clases de espiritualidad y de cómo conseguir un equilibrio entre la vida moderna y la Naturaleza.

Lleva velo desde los 12 años. "Desde entonces no me lo he quitado. Bueno sí, para lavarlo claro, si no sería una guarrería", explicaba la activista hace un años en su primera entrevista en una página web de moda de complementos para mujeres musulmanas.

Comenzó a ser activista después del tiroteo cometido en 2015 en San Bernardino (California), donde un matrimonio pakistaní irrumpió en una organización de personas discapacitadas disparando a los asistentes. Murieron 14 personas.

"Fue en ese momento cuando quienes me rodeaban me increpaban por la calle. Me decían que me volviese a mi país. Me tildaron de terrorista por llevar el velo y me veían como una amenaza", sostiene Haydar.

A partir de entonces, Mona y su marido iniciaron el movimiento "Ask a Muslim" ("Pregunta a un musulmán"). Compraban café y donuts que repartían de forma gratuita en un stand improvisado en la calle, desde el que invitaban a los transeúntes a dialogar y a preguntarles todo lo que quisieran saber.

"Me han preguntado todo tipo de cosas. Que si soy familiar de Bin Laden, que si soy terrorista, que si todos los que somos musulmanes somos opresores...", asegura Haydar en una entrevista en la televisión. "Lo que realmente me hubiese encantado es que me preguntaran qué opino de la vida, del amor, cómo es mi día a día... Muchos se habrían sorprendido", concluye.

Ahora, la activista se ha propuesto demostrar que ser feminista y llevar velo no está reñido. Para ello ha grabado la canción de rap "Wrap my Hijab" (Voy a enrollarme el velo). "Con la canción y el vídeo hemos querido hacer algo distinto y demostrar que el feminismo tiene que ser sobre el empoderamiento de la mujer, sea cual sea su religión y sobre la libertad de elegir si queremos llevar o no el velo", sostiene Haydar, que ya se ha ganado el apodo de "la rapera del hiyab".


El vídeo tiene una estética cuidada, un estribillo pegadizo "Im gonna wrap my hijab" (Voy a enrollarme el velo") y una petición para incluir a las musulmanas en el movimiento feminista: "All around the world love women every shading, power run deep even if you hate it so I'm gonna wrap my hijab" (Amamos a todas las mujeres de todos los tamaños, incluso si lo odias, vamos a seguir llevando el hijab). También hace un llamamiento a la hermandad de las mujeres de todo el mundo: "Make a feminist planet" (Hagamos un mundo feminista). 

"Hay muchas canciones sobre la elección de llevar o no hijab, pero ninguna hecha por una mujer. Queríamos romper todos los tabúes posibles con este vídeo y creo que lo hemos conseguido", explica Haydar.

También crítica de los clichés que reciben las mujeres musulmanas por llevar velo, del estilo "¿no te aprieta?", "¿no tienes calor?", ¿cómo tienes el pelo realmente?"... "Muchas estamos cansadas de escuchar las mismas frases siempre y que se nos acuse de ser sumisas o de llevar velo por imposición. Lo que queremos es demostrar que lo llevamos porque queremos, porque es parte de nuestra identidad y porque podemos ser igual de feministas que quienes nos critican por llevarlo", concluye la activista.

El vídeo, que se está haciendo viral, ha recibido críticas de todo tipo. "Hemos visto desde gente que admira nuestro valor y nos agradece que por fin hagamos una representación de una realidad poco visible, hasta gente que nos insulta y nos invita a macharnos a nuestro país", asegura la activista.

Una de las cosas que más le ha dolido es el rechazo que ha tenido el vídeo dentro de su propia comunidad. "Muchos me han insultado y me tachado de mala musulmana, diciéndome que en el Islam la música está prohibida", lamenta Haydar. Sin embargo, como ella misma afirma, en el Islam también hay muchas interpretaciones, muchas ideologías y eso es lo que lo hace tan diverso y tan rico a la vez.

"Sé que no represento a todo el Islam, eso sería imposible. El Islam alberga una gran multitud de interpretaciones y de formas de ver la vida. Con este video yo expreso la mía, la que vivo y la que quiero compartir para que vean que no soy una amenaza para la sociedad. Como artista estoy acostumbrada a recibir críticas, esta vez he ido más allá, pero aunque me critiquen desde mi propia comunidad no voy a cambiar mi forma de hacer las cosas", concluye.









share