PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La NASA planea construir una nave con armas nucleares para destruir un asteroide en 2135

H

NASA
 

La nave serviría para desviar la trayectoria de la roca espacial que se acerca a la Tierra dentro de cien años

PlayGround

12 Marzo 2018 17:35

Existe una probabilidad de que el asteroide Bennu -una roca de 500 metros que orbita alrededor del Sol- colisione con la Tierra dentro de cien años. No existen todavía certezas. Bennu y la Tierra no se han molestado durante millones de años. Sin embargo, la NASA ha calculado que el 21 de septiembre de 2135 el asteroide podría aproximarse demasiado a nuestro mundo. Hay una posibilidad entre 2.700 de que finalmente impacte.

Esto ha llevado a la agencia espacial a preguntarse: ¿qué haríamos si ocurre?

Los científicos han plasmado sobre el papel un plan oficial. Consiste en HAMMER (Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response, por sus siglas en inglés), una nave de 8,8 toneladas que podría chocar contra la roca para desviar su trayectoria. El impacto liberaría 1.15 gigatoneladas de energía, unas 23 veces más que la explosión de la bomba de hidrógeno más grande del mundo. Si se viera que no es suficiente, HAMMER podría soltar una carga nuclear para destruirla.

El plan que presenta a HAMMER oficialmente el próximo mes de mayo en una conferencia sobre seguridad espacial en Japón no implica que su construcción vaya a ser una realidad. Puede ser que nunca se materialice. ¿La razón de que todo quede en nada? El alto coste.

Cómo es el asteroide Bennu, según estimaciones de la NASA

La NASA ha gastado 800 millones de dólares en una misión que supervisa Bennu. En septiembre de 2016, despegó una nave con dirección el asteroide. Lo alcanzará en agosto de 2018. El objetivo de la operación, llamada OSIRIS-Rex, es seguirlo de cerca para estudiarlo. Luego, en 2020, recogerá una muestra de su superficie para analizarla y regresará a la Tierra para 2023.

Debido a que el proyecto HAMMER sería más mucho más caro, lo más seguro es que la NASA no autorice nada hasta que no se tengan más datos sobre Bennu.

Más allá de este asteroide, se apunta que la agencia espacial debe mejorar sus sistemas para detectar rocas espaciales. Como informa Buzzfeed, el asteroide interespacial Oumuamua solo se apreció el pasado octubre una vez hubo pasado la distancia orbital de la Tierra desde el Sol. Aunque no supongan ningún peligro, estamos dejando de detectar dos tercios de los asteroides que pasan cerca de nuestro planeta.

"Afortunadamente no necesitaremos un plan de desviación de asteroides", dijo Richard Binzel, del MIT, a Buzzfeed. "Pero hasta que no busquemos, no lo sabemos".

share