PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Lavado de dinero, crimen organizado y conexiones con la mafia: la coyuntura corrupta de Malta Now

Now

Lavado de dinero, crimen organizado y conexiones con la mafia: la coyuntura corrupta de Malta

H

 

Daphne Caruana, la periodista que más ha hostigado la corrupción en Malta, ha sido asesinada por un coche bomba. Sus revelaciones sobre la situación política del país no dejaban títere con cabeza

silvia laboreo

17 Octubre 2017 16:56

 

“Mires donde mires hay delincuentes por todas partes, la situación es desesperante”. Esta es la última frase que escribió Daphne Caruana Galizia en su blog horas antes de que su coche volara por los aires. Porque ayer, esta periodista maltesa de investigación famosa por participar en la investigación de los Papeles de Panamá en su país, fue asesinada a escasos metros de su casa.


Tan solo unas horas después de publicar en el blog que la hizo famosa, Daphne se subió a su coche, lo puso en marcha y la bomba lapa que había en el Peugeot 108 se activó.

De acuerdo con fuentes policiales, la explosión tuvo lugar a las 3 de la tarde y fue tan fuerte que el vehículo quedó destrozado por completo. “Mires por donde mires hay delincuentes por todas partes, la situación es desesperante”. Releer esta frase ahora provoca escalofríos.



La periodista que criticó a todo y a todos



Aunque todavía no se conoce quién o quiénes son los autores del asesinato, la muerte de Caruana no es casual. Ella era una de las periodistas más críticas con la corrupción y los tejemanejes políticos en Malta y tan solo unas semanas antes había presentado ante la policía una denuncia por amenazas de muerte. Su blog, Running Commentary, contaba con más lectores que todos los diarios del país y sus feroces críticas y análisis no dejaban títere con cabeza. Tan pronto cargaba contra la corrupción de la esposa del primer ministro Joseph Muscat como denunciaba a los bancos que facilitaban el lavado de dinero o las conexiones entre la mafia y la industria del juego.



De hecho, la influencia de la periodista es tan grande que las elecciones anticipadas que se celebraron en Malta en junio de este año vinieron propiciadas por una de sus revelaciones.

Daphne Caruana desveló que existían pruebas que relacionaban a la mujer del primer ministro con una empresa en Panamá y que el dinero que se obtenía de ese negocio había acabado en cuentas bancarias en Azerbaiyan. Además, acusó a otras personas cercanas a Muscat, como su ministro de Energía o su jefe de gabinete de tener cuentas en paraísos fiscales.

En ese momento tanto el primer ministro como su mujer negaron las acusaciones y demandaron a la periodista. Sin embargo, Caruana no se amedrentó y siguió trabajando hasta su muerte.




Las reacciones frente al asesinato


Tras conocerse la noticia del asesinato de la periodista, la mayoría de cargos políticos malteses han mostrado su repulsa a través de ruedas de prensa y comunicados.  La presidenta de Malta, Marie-Louise Coleiro Preca, pidió prudencia. "En estos momentos, cuando el país está conmocionado por un ataque tan cruel, hago un llamado a todos para que midan sus palabras, no juzguen y muestren solidaridad".

El primer ministro de Malta también ha reaccionado a la muerte de Caruana. Muscat ha advertido que “todo el mundo sabe que Caruana Galizia fue crítica conmigo, tanto política como personalmente, pero nadie puede justificar este acto bárbaro de ninguna manera”.

Además, ha anunciado que ha pedido ayuda para esclarecer la muerte de la periodista y que el FBI ya se encontraba en camino. Incluso el fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha ofrecido una recompensa de 20.000 euros a quien tenga información que lleve al esclarecimiento del suceso.




Por su parte,  el eurodiputado alemán Sven Giegold, una figura destacada en la investigación de los Papeles Panamá del Parlamento, se mostró triste por lo ocurrido y denunció que incidentes como estos “traen a la mente la Rusia de Putin, no la Unión Europea". 

Desde hace tiempo, la impunidad y el asesinato de periodistas suceden a sus anchas en Rusia. Casos como el del periodista Pavel Sheremet (también asesinado por un coche bomba en Ucrania) o el de la periodista y activista de Derechos Humanos Anna Politkovskaya en 2006 han demostrado que la vida de los periodistas vale menos cuanto más al este nos desplazamos.

Sin embargo, no es habitual que se produzca el asesinato de un periodista en la Unión Europea. "No puede haber tolerancia absoluta para la violencia contra la prensa y las violaciones de la libertad de expresión en la Unión Europea ", añadía Giegold al respecto. 



Precisamente en esa línea iba la condena de la Federación Europea de Periodistas (EFJ) y la Federación Internacional de Periodistas (IFJ). "Estamos consternados ante otro asesinato de un periodista en Europa. Este asesinato y sus circunstancias deben ser rápida y profundamente investigados", pidió el presidente de la EJF, Mogens Blicher Bjerregård. "Esto nos recuerda que la seguridad de los periodistas aún debe ser considerada una prioridad en la UE", añadieron.




"Mi madre fue asesinada porque se interponía entre el estado de derecho y los que intentan violarlo"


Horas después del suceso, el hijo de la periodista compartió una larga publicación en Facebook en el que acusaba al Gobierno de impunidad y a la policía maltesa de “incompetencia”.





“Mi madre fue asesinada porque se interponía entre el estado de derecho y los que intentan violarlo, como muchos periodistas fuertes. Pero también fue atacada porque ella era la única persona que lo hacía. Esto es lo que sucede cuando las instituciones del estado están incapacitadas: la última persona que queda es a menudo un periodista. Lo que la convierte en la primera persona muerta”, explicaba Matthew Caruana Galizia, también periodista.

El hijo de la periodista criticó la corrupción que reina en el estado más pequeño de la UE. “Somos un pueblo en guerra contra el estado y el crimen organizado, que se han vuelto indistinguibles”.

“Unas horas más tarde, mientras ese payaso de primer ministro [Muscat] estaba haciendo declaraciones al parlamento sobre una periodista  a la que pasó más de una década demonizando y acosando, uno de los sargentos de policía que se supone que investiga su asesinato, Ramón Mifsud, publicó en Facebook, "¡Todos obtienen lo que se merecen, estiércol de vaca! Estoy feliz :)".



Y continuaba: "Sí, aquí es donde estamos: en un Estado mafioso en el que puedes cambiar tu género en tu carné de identidad (¡gracias a Dios por eso!), pero donde te vuelan en pedazos por ejercitar tus libertades básicas".

Matthew Caruana, que trabaja como periodista de datos para el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), finalizó su publicación culpando directamente al Gobierno de Malta del asesinato de su madre.

El Gobierno de Malta ha permitido una cultura de impunidad. Al Primer Ministro de este país le resulta cómodo decir que "no descansará" hasta que se encuentre a los perpetradores, cuando encabeza un gobierno que alentó esa misma impunidad. Primero llenó su oficina de delincuentes, luego llenó a la policía de delincuentes e imbéciles, luego llenó las cortes con delincuentes e incompetentes. Si las instituciones funcionaran, no habría asesinato para investigar, y mis hermanos y yo tendríamos una madre. Joseph Muscat, Keith Schembri, Chris Cardona, Konrad Mizzi, el Fiscal General y la larga lista de comisionados de policía que no tomaron ninguna medida: sois cómplices. Sois responsables de esto”.



Además, la familia de la fallecida ha pedido que se aparte de la investigación a la jueza Consuelo Scerri Herrera ya que esta fue criticada en el pasado por la periodista “y no creen que pueda llevar a cabo una investigación con la seriedad y la imparcialidad necesarias”.



share