PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Aislada y encerrada en una jaula de Kuwait: la vida de Chelsea Manning Now

Now

Aislada y encerrada en una jaula de Kuwait: la vida de Chelsea Manning

H

 

Airean una conversación con Manning que tuvo lugar a finales de 2015 y en donde explica los detalles de su detención

04 Agosto 2016 10:58

"Siempre tengo miedo. Todavía tengo miedo del poder del gobierno. Un gobierno puede arrestar. Puede encarcelar. Puede sacar información a la luz que no será cuestionada por el público. A veces, un gobierno puede incluso matar. Los gobiernos tienen mucho poder y, normalmente, una sola persona no tanto. Es muy aterrador hacer frente al gobierno por uno mismo".

Estas son algunas de las declaraciones de la entrevista que la soldado transgénero de 28 años, Chelsea Manning, concedió a Amnistía Internacional a finales de 2015. El documento sale ahora a la luz, publicado en exclusiva por The Guardian, después que el 5 de julio intentara terminar con su vida y, en consecuencia, se enfrente a cargos por aislamiento.

Desde 2013 cumple condena en la prisión militar Fort Lravenworth, Kansas, por filtrar miles de archivos del Departamento de Estado a Wikileaks mientras estaba en el ejército. Desde entonces se ha conocido poco de su vida en la cárcel, pero ahora, a partir de estas líneas, podemos aproximarnos a entender cómo es la vida en prisión de esta soldado que ha sacrificado su libertad en el intento de luchar por un mundo mejor.

Maning cumple condena desde 2013 por filtrar miles de archivos del Departamento de Estado a Wikileaks mientras estaba en el ejército

Manning recuerda cómo empezó todo. Cuando fue detenida por los militares y la trasladaron hasta un campo de prisioneros en Kuwait. Allí fue cuando sintió el miedo de verdad: encerrada en una jaula dentro de una tienda de campaña. Sin acceso al mundo exterior. Sin ninguna forma de comunicación. Sin radio, ni televisión. Además, los militares tenían control absoluto sobre todos los aspectos de su vida, por lo que llegó a perder el sentido del lugar en el que estaba.

Fueron unas semanas desconcertantes en las que incluso llegó a perder la noción del tiempo: "ya no sabía cuánto tiempo llevaba encerrada y por cuánto más iba a permanecer allí".

Manning se jugó la vida por revelar la verdad de las atrocidades protagonizadas por su propio país en Irak y Afganistan y aún así no sabe si su historia tendrá alguna repercusión positiva en el futuro. De hecho, no quiere ni pensarlo. Sin embargo, aún tiene la esperanza de que, al menos, la población pueda tener más conciencia acerca de cómo funciona el mundo.

Aún tiene la esperanza de que, al menos, la población pueda tener más conciencia acerca de cómo funciona el mundo

A pesar de todo, se trata de un hecho que puede aportar una lección para el futuro: "la próxima vez que un gobierno democrático piense en ocupar un país a través de la fuerza militar, que probablemente conduzca a la insurgencia, podemos mirar atrás y aprender del último caso".

[Vía The Guardian y Daily News]

share