PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Birmania coloca minas en la frontera para que los rohingyas no vuelvan a casa

H

 

Las 125.000 personas que huyeron del país en las últimas semanas ya no tienen un camino de retorno

alba losada

07 Septiembre 2017 12:11

Getty Images

El gobierno de Birmania sigue pisando los talones a los rohingyas. Así lo han manifestado dos funcionarios de alto rango de Bangladesh al denunciar a Reuters que ha sembrado minas a lo largo de la frontera entre ambos países.

El motivo podría ser evitar que los miembros de la minoría musulmana que huyeron de la violencia vuelvan a sus casas, añadieron. Desde que comenzó el genocidio contra los rohingyas en 2012, las masacres y los desplazamientos forzados no han cesado. Pero un ataque a las fuerzas de seguridad de Birmania, perpetrado el 25 de agosto por insurrectos rohingyas, obligó a unos 125.000 ha escapar a Bangladesh.

Ahora, la muerte ha blindado el único camino que les podría llevar a casa.

Ambas fuentes explicaron a Reuters que se percataron de la existencia de los artefactos a través de fotografías y de informantes. Más tarde lo vieron con sus propios ojos. "Nuestras fuerzas también han visto a tres o cuatro grupos colocando algo en el suelo cerca de la valla de alambre de púas. Después confirmamos con nuestros informantes que estaban instalando minas terrestres", añadió una de las fuentes.

A pesar de que no detallaron si las minas fueron colocadas por personas unifromadas, estaban convencidos de que no eran rohingyas. De hecho, todo apunta a que el único responsable es el ejército de Birmania.

                                                                                                                                                                               Getty Images

Un guardia fronterizo, Manzurul Hassan Khan, explicó a la misma agencia de noticias que la explosión de dos minas del lunes alimentó la especulación de que la presencia de los artefactos era responsabilidad de los militares. Dos refugiados también aseguraron a Reuters que antes del incidente vieron a dos soldados en el lugar de los hechos. Una de las víctimas podría ser un niño al que se vio el martes en el cruce fronterizo con la pierna arrancada antes de recibir tratamiento en Bangladeh, agregó Khan.

A pesar las pruebas, Birmania negó cualquier acusación. Se justificó alegando que los artefactos habían sido colocados en los noventa y que los militares habían intentado sacarlos del lugar. Zaw Htay, el portavoz de la consejera de Estado de Birmania, Aung San Suu Kyi, optó por defender el lunes a su país abriendo una hipótesis sobre cómo los explosivos habían llegado al lugar: "¿quién puede decir que esas minas no fueron arrojadas por los terroristas?", preguntó a Reuters.

share