PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Arranca la huelga indefinida del Prat con la Guardia Civil realizando los controles de seguridad Now

Now

Arranca la huelga indefinida del Prat con la Guardia Civil realizando los controles de seguridad

H

 

“Primero privatizan la Seguridad y ahora acuden a funcionarios para resolver el problema. Siempre acuden a ‘Papá Estado’  para resolver los problemas de las privatizaciones”, afirman fuentes sindicales

clara gil

14 Agosto 2017 12:12

Los trabajadores de seguridad en huelga votaban ayer, por segunda vez, la propuesta realizada por la Generalitat y Eulen. Por segunda vez volvió a salir el no. Esta vez con 150 votos en contra, 36 a favor y uno nulo. Las mejoras ofertadas consistían en una aumento de 200 euros mensuales en 12 pagas al año. "Realmente se queda en 100 euros y, además, queda la parte del bonus de trabajar expuestos a los rayos x", explica uno de los trabajadores de seguridad de Eulen.

El rechazo de la oferta ha tenidos dos consecuencias. En primer lugar el cumplimiento de la huelga indefinida que anunciaron los trabajadores, que ha arrancado hoy con solo un 10% de la plantilla trabajabando para cubrir los servicios mínimos. En segundo lugar, la contudente respuesta de Fomento: ir a un arbitraje obligado para "zanjar" finalmente la huelga.

La figura del laudo o arbitraje obligatorio consiste en acordar la reanudación de la actividad laboral en el plazo que determine el Ministerio de Trabajo, poniendo fin así a la huelga y posiblemente obligando a los trabajadores a aceptar la oferta de Eulen.

¿Puede recurrir Fomento al arbitraje?

Existen muchas discrepanacias en este punto. La medida está considerada como excepcional y es una de las últimas opciones para resolver un conflictos laboral. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, considera que la "intervención" del Ministerio y la elaboración de "propuestas" son más que suficientes para ir al laudo.

De momento, la medida de Fomento ha sido poner a la Guardia Civil a trabajar en los puestos de control para evitar las largas colas en el aeropuerto. Es una medida que ha sido muy criticada desde los sindicatos. "Primero privatizan el servicio de Seguridad y ahora acuden a los funcionarios públicos para resolver el problema. Siempre acaban acudiendo a Papá Estado para solventar los problemas de las privatizaciones", lamentan fuentes sindicales. También aseguran que vulnera el derecho de huelga de los trabajadores.

El primer día de huelga indefinida ha transcurrido con normalidad debido a la presencia de los cuerpos de seguridad del Estado. Sin embargo, fuentes de la Guardia Civil, aseguran que la situación no podrá mantenerse durante mucho más tiempo ya que existen varios recortes de personal y además no todos cuentan con la cualificación para manipular los aparatos de rayos X.

Los trabajadores de seguridad pedían un aumento de su sueldo, que había sufrido recortes desde la licitación de Eulen el pasado año; el bonus por estar expuestos a los rayos x y mayor personal para cubrir las cintas de seguridad y que obligan, actualmente, a realizar jornadas marotonianas sin casi poder comer o ir al baño, según denuncian los trabajadores de seguridad.

Otro grupo de trabajadores, los auxiliares de seguridad, denuncian también condiciones laborales pésimas y la falta de protección laboral si quieren reclamar mejoras. Los auxiliares de seguridad son la cara más visible. Son quienes asisten la entrada al control de seguridad, antes de pasar el arco. Mantienen que cobran sueldos precarios, incluso peores que los guardias de seguridad, que no llegan a los 900 euros y con turnos de 6 días de trabajo y uno de descanso. "Sin embargo, nadie está hablando de nosotros, ni el comité de huelga. Nosotros no estamos en huelga porque no tenemos apenas protección laboral y nuestras condiciones son mucho peores", asegura una de las trabajadoras.

Aena obtuvo 1.100 millones de beneficios en 2016 y la empresa Eulen ha visto aumentar sus ganancias en un 62%. Pese a ello, se niegan a aceptar las propuestas de los trabajadores, que describen como "desorbitadas". Desde Eulen aseguran que están intentando llegar a un acuerdo por todos los medios para evitar que se repitan escenas como las de las últimas semanas, pero achaca a los trabajadores su negativa a colaborar.

share