PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Alemania se moviliza para que no sacrifiquen a un perro que mató a sus dueños Now

Now

Alemania se moviliza para que no sacrifiquen a un perro que mató a sus dueños

H

 

Chico mató a sus dueños tras pasar años encerrado en una jaula. ¿Debería ser indultado?

Elena Rue Morgue

11 Abril 2018 16:47

En estos casos no suele haber debate posible. Si un perro ataca y mata a un ser humano la respuesta inmediata es sacrificar al animal. Sin considerar el contexto. Sin la posibilidad de un “juicio justo”. Pero puede que estemos ante el primer paso para que esto empiece a cambiar.

Ha pasado en Alemania. Perro de presa ataca y mata sus dueños, Lezime K de 54 años y su hijo Liridon de 27. Cuando las autoridades se disponen a seguir el procedimiento habitual y ponerle una inyección letal al animal, el pueblo se levanta pidiendo que se le indulte y se le conceda una segunda oportunidad. El apoyo para salvar a Chico, que así se llama el perro, ha sido tal que de momento han postergado la medida.

Más de 275.000 personas han firmado para salvar a Chico

Para entender por qué más de 275.000 personas han firmado una petición en Change.org pidiendo salvar la vida de un “perro asesino” tenemos que conocer primero la historia de Chico. Esa parte tan importante y que rara vez se tiene en cuenta antes de quitarle la vida a los perros en su situación.

Chico es un American Staffordshire terrier, una de las razas que se consideran potencialmente peligrosas. Su fallecida dueña, Lezime K, era una mujer de 52 años de la ciudad de Hannover. Lezime compró a Chico hace 8 años al enterarse de que su exmarido estaba a punto de salir de prisión. Lo compró para protegerse. Él había sido condenado por atacarla en 2005 con un hacha. Las heridas que este maltratador le produjo la obligaban desde entonces a ir en silla de ruedas.

Lezime estaba muerta de miedo, y compró un perro preparado para atacar para asegurarse de que su ex no volvería hacerle daño a ella ni a su familia. Pero convivir con un animal al que han destrozado la cabeza anulando su instinto y su personalidad para que actúe como una máquina de matar no es seguro para nadie. Mucho menos para alguien que no sabe educar y tratar a perros.

Lo tenían encerrado en una jaula permanentemente. Aislado, desatendido.

El martes de la semana pasada, Chico fue capturado por los bomberos de Hannover. Tuvieron que reventar la puerta para entrar al piso. La autopsia no dejaba lugar a dudas, el perro los había matado. De qué pasó exactamente dentro del apartamento para que la situación se desencadenase así, solo nos queda teorizar.

La presión social de los alemanes ha hecho que desde el ayuntamiento de la ciudad tomen responsabilidad de lo sucedido. Udo Möller, portavoz, ha reconocido que cometieron un error no retirando a la familia la custodia de Chico, un perro que sabían que había sido adiestrado como perro de pelea. “Si unos expertos hubiesen llevado a cabo una evaluación habrían prohibido que sus propietarios conservasen ese animal”, dijo Möller.

Lo habían educado para matar

En 2011 una trabajadora social concertó una cita para que su hijo, que sufre dificultades de aprendizaje, lo llevase a un adiestrador tras reconocer que la familia era incapaz de lidiar con sus “permanentes agresiones”.

La trabajadora social dijo en un informe entonces que estaba convencida de que el perro “había sido entrenado para ser una máquina de pelear”. Por consejo del adiestrador, la oficina de inspección veterinaria debía haber tomado medidas y considerar seriamente si era seguro que ese perro permaneciera con la familia.



Pero cuando los dueños no aparecieron para presentar el perro ante las autoridades, el caso simplemente dejó de seguirse. A pesar de lo que sabían. A pesar de que los vecinos pusieron una queja tras otra sobre los continuos ladridos del animal. Un animal que se pasaba el 99% de su vida metido en una jaula sin poder moverse, sin recibir cariño, sin poder hacer nada más que esperar a que en algún momento su dueña abriera la jaula para que atacara al exmarido que una vez casi logra matarla.

Möller dice que las autoridades están investigando la posibilidad de reubicar al animal en un santuario de animales para perros con problemas de comportamiento. “Estamos buscando un sitio en el que nos podamos asegurar de que el perro no sea más un peligro para la sociedad", dijo.

Cientos de personas quieren darle un nuevo hogar



En Change.org los mensajes de apoyo se suceden mientras las firmas no paran de subir. “Chico se merece una segunda oportunidad con alguien que tenga experiencia con perros. Por favor, ayudadle a que al fin tenga una buena vida apropiada para su especie”, escribió en la petición Corina Ludwig, una de las firmantes.

El hogar para perros Tierheim Hannover donde han tenido a Chico desde que fue capturado ha recibido centenares de peticiones de personas que quieren adoptarlo, y ha habido varios intentos de tratar de colarse en el lugar para rescatar al animal.

Como bien explica la petición de Change.org, el problema siempre nace al otro lado de la correa. Ningún perro nace siendo un asesino. Un humano le ha enseñado a serlo. Y ninguno debería morir sin haber intentado reeducarlo y deshacer el mal que una persona le hizo.

share