PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 300 millones de personas estarán en riesgo en 2050 por la subida del mar Now

Now

300 millones de personas estarán en riesgo en 2050 por la subida del mar

H

 

Si las emisiones de carbono siguen aumentando, este siglo el nivel del mar podría subir hasta un metro. Las nuevas previsiones multiplican por tres la población que podría verse afectada

PlayGround

30 Octubre 2019 17:09

Las inundaciones son una de las consecuencias que más preocupan sobre la crisis climática. Si la temperatura global aumenta, también lo hará el nivel del mar. Por lo que muchas zonas costeras podrían verse amenazadas en los próximos años. Sin embargo, un nuevo estudio ha demostrado que las previsiones actuales -aunque desalentadoras- han resultado ser demasiado optimistas.

La investigación, realizada por Climate Central y publicada en la revista Nature Communicactions, ha indicado que el riesgo de inundaciones costeras de cara a 2050 en realidad será tres veces mayor de lo previsto. Lo que significa que el aumento del nivel del mar afectará a hasta 300 millones de personas en ciudades de Asia, América del Norte y Europa; con China, Bangladesh, India y Vietnam, Indonesia y Tailandia como las zonas más amenazadas.

Estimaciones anteriores habían valorado el riesgo en unos 80 millones de personas, pero el reciente estudio realizado por los científicos Scott Kulp y Benjamin Strauss sugiere que 110 millones en todo el mundo ya viven por debajo de la línea de más alta marea actual y hasta 190 millones podrían hacerlo de cara al 2050. Por lo que, a pesar de que se construyan defensas marítimas adecuadas o se logre recortar las emisiones, estas tierras podrían inundarse al menos una vez al año.

"Hay una concentración realmente enorme de densidad de población en las franjas más bajas de tierra a lo largo de la costa a nivel mundial", explicó Benjamin Strauss a Business Insider.

El mapa interactivo producido por el Climate Central muestra también cómo otras partes del mundo industrializado están en riesgo: desde grandes áreas de los Países Bajos hasta ciudades como Londres, Nueva York, Miami o Tokio. En el caso de España, más de 200.000 personas estarán expuestas de forma periódica a las inundaciones costeras causadas por el cambio climático a partir de 2050.

El estudio se ha basado en todo momento en los elevados riesgos que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático subrayó el mes pasado. El informe aseguraba que, si las emisiones de carbono seguían aumentando, el nivel del mar podría elevarse hasta un metro de cara a 2100. De modo que las inundaciones pondrían en riesgo a casi cinco veces más personas de las que pronosticaban evaluaciones anteriores.

Los datos resultan especialmente fiables gracias a que los científicos utilizaron inteligencia artificial para corregir errores sistemáticos anteriores que sugerían que muchas zonas costeras habitadas se encontraban en elevaciones más altas de lo que realmente están. Esto ocurría porque se utilizaban como medidores las cimas de los edificios en vez de la altura real de los suelos donde se encuentran. De modo que se desconocía el peligro real en determinadas zonas.

Durante el siglo XX, el nivel medio del mar aumentó hasta 15 centímetros por culpa del calentamiento de las aguas y el derretimiento de las capas de hielo, de modo que estos sucesos ya habían provocado inundaciones de marea alta anteriormente, también llamadas mareas reales o inundaciones en días soleados.

A diferencia de las marejadas ciclónicas que ocurren durante eventos climáticos extremos, este tipo de inundación puede darse en cualquier momento en el que el agua del océano suba a niveles más altos de los que la infraestructura costera puede resistir.

Gracias a este estudio, todas las autoridades disponen de suficientes datos a pequeña y gran escala sobre el riesgo de inundaciones y de la subida del nivel del mar, una información que debería ayudarles a planificar posibles soluciones, tanto en términos de reducción de la contaminación como de construcción de defensas costeras y, en el peor de los casos, de emigración.

share