PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El calentamiento global convierte los 3 últimos años en los más calurosos de la historia

H

 

2015, 2016 y 2017 destacarán como los años en los que perdimos la oportunidad de salvar el clima

A.O.

19 Enero 2018 12:51

En 2017, volvimos a ver cómo los termómetros subían. Fue uno de los tres años más calurosos desde que se tienen registros, detrás de 2016 y 2015 según la Organización Meteorológica Mundial. La temperatura media en la superficie del planeta se colocó 1,1 grados centígrados por encima de la era preindustrial. 2016 sigue ostentado el récord -hubo 1,2ºC superiores a 1880-, debido el fenómeno climatológico natural El Niño.

Lo que inquieta de 2017 es que las temperaturas deberían haber bajado porque ocurrió el fenómeno inverso, La Niña. Si con El Niño los vientos alisios se debilitan y partes del océano se calientan, proyectando ese calor a la atmósfera, La Niña hace lo opuesto. Los vientos alisios soplan especialmente fuertes y enfría las aguas del océano. Nada sirvió.

Según la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, 17 de los 18 años más cálidos desde que se tienen registros se han producido desde que inauguramos los 2000. El Acuerdo de París fijó que no debería aumentar la temperatura en 2ºC antes de que acabe el siglo, y vamos mal. Los compromisos para contener las emisiones globales son escasos y Donald Trump sacó a EEUU del pacto para volver a apostar por el petróleo.

“Las temperaturas solo cuentan una pequeña parte de la historia. El calentamiento en 2017 estuvo acompañado por un tiempo extremo en muchos países del mundo. Estados Unidos ha vivido su año más costoso en términos meteorológicos y de desastres climáticos, mientras que otros países han visto su desarrollo ralentizado o revertido por ciclones tropicales, inundaciones y sequías”, escribió Peter Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, en un comunicado.

El Ártico, que se está calentando el doble de rápido, evidenció de nuevo el cambio climático. “Ha sido especialmente pronunciado y esto tendrá repercusiones profundas y duraderas en el nivel del mar y en los patrones climáticos en otras partes del mundo”, añadió Talaas.

Estamos empezando a ver la peor cara de la fiebre del planeta. En 2017, el oeste de EEUU se quemó en fuegos masivos mientras el sur se ahogó por culpa de virulentos huracanes. España estuvo sedienta en una de las peores sequías. Los bosques arden porque el agua del cielo cada vez tardará en caer más y cuando lo haga será con una furia que también lamentaremos.

share