PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Llevamos 45 días de 2018 y ya han muerto 1.816 personas por armas en EEUU Now

Now

Llevamos 45 días de 2018 y ya han muerto 1.816 personas por armas en EEUU

H

 

Ha habido 30 tiroteos masivos, el último este jueves en un instituto de Florida donde han muerto 17 personas

S.L.

15 Febrero 2018 17:52

El tiroteo que dejó 17 muertos y al menos 15 heridos en el instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, no ha sido el único en lo que llevamos de año. Aunque parezca increíble, en los 45 días que han pasado desde el inicio de 2018 se han producido al menos 18 incidentes relacionados con armas en centros escolares, según datos de Gun Safety, un grupo encargado de monitorizar el uso de armas en el país.

El más grave hasta la fecha ha sido el tiroteo masivo en el instituto de Douglas, seguido del tiroteo a finales de enero en una escuela secundaria de Kentucky, donde un estudiante de 15 años mató a 2 estudiantes y dejó 18 heridos. En ocho de los casos se disparó un arma de fuego en el recinto escolar sin heridos, otros dos fueron suicidios con armas de fuego y en algunos casos, como el ocurrido a principios de este mes cuando un estudiante sufrió un disparo en la cabeza y otro en el brazo, accidentes fortuitos al dispararse un arma escondida en la mochila de una compañera.

Datos como estos demuestran que lo ocurrido en la escuela secundaria de Parkland dista mucho de ser algo aislado en uno de los países que cuenta con más armas en manos de civiles del mundo. "¿Vamos a esperar que estos fusilamientos masivos sean rutina? Después de cada uno decimos 'ya es suficiente' y luego sigue sucediendo”, se lamentaba el congresista demócrata Bill Nelson tras el último ataque.

Aunque parezca increíble, en los 45 días que han pasado desde el inicio de 2018 se han producido al menos 18 incidentes relacionados con armas en centros escolares, según datos de Gun Safety, un grupo encargado de monitorizar el uso de armas en el país.

A lo largo de estos últimos años, los ataques a centros escolares han sido un goteo constante en Estados Unidos. Desde 2012, año en el que se produjo el ataque a la escuela primaria Sandy Hook, se han producido en el país al menos 239 tiroteos escolares, según datos de Gun Violence Archive, una organización que desde 2013 monitoriza los incidentes relacionados con armas en EEUU. En ellos, al menos 438 personas recibieron disparos y 138 de ellas fueron asesinadas. De esos 239 tiroteos, 16 de estos se podrían clasificar como tiroteos masivos, es decir, aquellos en los que 4 o más personas han recibido disparos.

Si hablamos de datos generales, en los 45 días que lleva 2018 ya han fallecido 1.816 personas víctimas de la violencia armada, según el registro de Gun Violence Archive. 3.125 personas resultaron heridas por disparos, ha habido 30 tiroteos masivos y se ha producido el equivalente a 40 muertes por día. Tan solo el año pasado, 15.590 personas murieron víctimas de las armas de fuego en Estados Unidos. Una cifra que es aún mayor ya que la organización no incluye en sus estadísticas los suicidios.

Desde 2012, año en el que se produjo el ataque a la escuela primaria Sandy Hook, se han producido en el país al menos 239 tiroteos escolares, según datos de Gun Violence Archive,

Como siempre ocurre tras estos incidentes, el país vuelve a debatir sobre implementar mayores restricciones a la posesión de armas en manos de civiles y la problemática del acceso a las armas que tienen los menores. Muchas veces, las armas con las que se producen los tiroteos son de la familia de los pistoleros. Según encuestas sobre propiedad de armas, tan solo el 54% de los propietarios de armas con niños menores de 18 mantienen sus armas bajo llave. Y 22 millones de menores viven en hogares que cuentan con armas de fuego, según un estudio del año 2000.

En 2012, tras la masacre de Sandy Hook, el ex presidente Obama propuso extender el control de armas, prohibir los rifles de asalto y limitar el número de balas. Sin embargo, su propuesta no consiguió los votos suficientes en el Congreso de EEUU. Ni siquiera el quinto aniversario del mayor tiroteo de la historia moderna del país en un centro escolar sirvió para cambiar la situación, con el partido republicano oponiéndose a aprobar leyes que aumentarían el control de armas y un presidente que ganó con la promesa de apoyar a la Asociación Nacional del Rifle. Además, tan solo 14 estados y Washington DC tienen leyes que imponen responsabilidad penal a quienes almacenen armas de fuego al alcance de los niños.

Mientras unos piden restringir las armas, otros piden más guardias armados en las escuelas o que los maestros y padres lleven sus armas ocultas. El propio Congreso ha demostrado una vez más su poca voluntad política para regular el acceso a las armas, al aprobar en 2013 un presupuesto de 43 millones de dólares para aumentar la presencia de policía en los centros educativos.

En el país con casi tantas armas como habitantes (un estudio de 2012 calculó que en 2009 había 310 millones de armas en un país con 321 millones de habitantes), donde se producen hasta 29,7 homicidios por arma por cada millón de habitantes, que tiene el 4,4% de la población mundial pero casi la mitad de las armas de fuego de propiedad civil del mundo, donde los policías parecen matar más personas que en otros países y donde cada cierto tiempo saltan a las noticias tragedias como la de ayer en Florida, las leyes de control de armas deberían ser una prioridad. Y más cuando estudios como el publicado por Richard Florida en The Atlantic descubrieron que los estados con leyes de control de armas más estrictas tenían menos muertes relacionadas con estas, demostrando que, verdaderamente, el control del acceso a armas puede salvar vidas.

share