PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“Paramos porque estamos discriminadas”: el día en que las periodistas no contaron la noticia

H

Stephen Lyne/PlayGround
 

Las periodistas han vaciado las redacciones. Hemos estado en la lectura de su manifiesto

Rubén Serrano

08 Marzo 2018 18:15

“Hoy el titular es nuestro”. “Nosotras escribimos, nosotras decidimos”. “Paramos también por las que no pueden”. Los jardines de Monserrat Roig de Barcelona se han llenado hoy con estos lemas que han levantado mujeres del mundo de la comunicación. Periodistas, fotógrafas, cámaras, locutoras y diseñadoras han secundado hoy la huelga feminista bajo el movimiento #lasperiodistasparamos.

Vestidas de luto y con lazos morados en sus abrigos, se han concentrado en una acción que se ha llevado a cabo a las 12:30 de la mañana en otras once ciudades españolas, entre ellas Madrid, Sevilla o Vigo. A sus pies han dejado todas las herramientas que utilizan para trabajar. Desde bolígrafos y libretas, pasando por cámaras de fotos y micrófonos, hasta teclados de ordenadores y cascos de moto.

El objetivo era claro: dejar la redacción vacía y protestar por la desigualdad que sufren en sus puestos de trabajo. En la capital catalana más de un centenar de profesionales han exigido a los medios de comunicación que escuchan sus reivindicaciones relativas a la brecha salarial, al techo de cristal, a la conciliación familiar, al acoso sexual y a unos enfoques, tertulias y miradas gobernadas por hombres. Una medidas que se pueden leer en su manifiesto, que ya han firmado más de 7.700 profesionales de todo el país en el momento en el que se publica este artículo.

"Nos ha costado siempre el doble que a los hombres llegar a la mitad de donde ellos están. Nuestros trabajo no está tan bien valorado ni considerado.”

“Las periodistas paramos por razones obvias como que nuestros compañeros hombres cobran más, nuestros jefes deciden por nosotras, nuestras historias no están representadas en los medios y nuestras historias hechas por hombres son condescendientes y tienen estereotipos”, explica Noa Cid, encargada de la estrategia editorial de Vice Spain.

Entre las presentes varias voces defendían que se sienten en un rango inferior en sus lugares de trabajo. “Estamos discriminadas. Nos ha costado siempre el doble que a los hombres llegar a la mitad de donde ellos están. Nuestro trabajo no está tan bien valorado ni considerado”, ha señalado la diseñadora Olga Puig.

Otras, como Laia Vicent del diario Ara, han decidido secundar la huelga para denunciar “que hay pocas mujeres ocupando cargos altos en los medios” y también porque son ellas las que más sufren el tema de la temporalidad: “Hay más mujeres que hombres que optan por jornadas reducidas. Están menos en el trabajo y cobran menos porque tienen que cuidar de sus hijos”.

Stephen Lyne

El tema de la maternidad y la conciliación familiar es algo que también ha señalado Raquel Zas, editora online de i+D. Según Zas, "muchos jefes hombres no quieren poner en cargos altos a mujeres porque saben que cuando sean madres tendrán que dejar por unos meses el trabajo”.

El movimiento #MeToo también ha resonado en los Jardines de Monserrat Roig. Los casos de acoso y agresiones sexuales todavía siguen “muy silenciados en esta profesión”, tal y como remarca Cristina, que se encarga de realizar infografías para el Grupo Zeta. “Estos casos de micromachismos o acoso blando se consideran como algo permisible y muchas mujeres no denuncian por tema a represalias”, puntualiza.

Cid coincide con este punto de vista, pero también la parte positiva de estas denuncias: “El machismo se esta haciendo más evidente. Algo que antes era abstracto, se está haciendo concreto y está favoreciendo que las mujeres nos unamos y nos apoyemos mutuamente para ser más valientes”.

Con esta huelga es importante que transmitamos al resto de mujeres que tenemos que parar por aquellas que no lo tienen tan fácil. Es importante que nos hagamos oír por ellas.

Precisamente la sororidad que hay detrás de estas huelga feminista es lo que le ha hecho a Eugènia Sendra de Times Out sumarse a #lasperiodistasparamos. “Quizá nosotras estamos relativamente bien a nivel social pero [el parón] no es un gesto por nuestro derecho individual, sino por todo el colectivo. Es una forma de solidarizarnos las unas con las otras, por las mujeres el futuro y también por las del pasado”.

Hoy las redacciones de estos medios están al 50 % y, en algunas, cuentan con menos de la mitad de sus integrantes. Es el caso también de la de PlayGround, en la que periodistas, montadoras o comunnity managers también han decidido salir a la calle, tanto por ellas como por todas las mujeres.

“Con esta huelga es importante que nosotras que trabajamos en un medio de comunicación transmitamos al resto de mujeres que tenemos que pararnos por aquellas que no lo tienen tan fácil. Es importante que nos hagamos oír por ellas”, apunta Zas. Al igual que uno de los carteles que levantan, “paramos también por las que no pueden”.

share