PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“El sistema racista permite que todo el mundo use la palabra top manta, menos nosotros”

H

PlayGround
 

La oficina de Patentes y Marcas ha denegado el registro de la marca “Top Manta”. Pero el colectivo de manteros recuerda que su proyecto social continúa en marcha y que sus prendas son legales

anna pacheco

27 Marzo 2018 14:29

Julio de 2017. El colectivo de manteros de Barcelona irrumpe en la escena presentando una nueva marca. Se llama “Top manta”. Así es como nosotros les conocemos a ellos: les hemos visto cientos de veces en las calles, con la mercancía desplegada, preparados con sus mantas, listos para echar a correr.

Los vendedores ambulantes proponen, entonces, resignificar un término con connotaciones peyorativas para ponerlo en valor. La marca “Top Manta” apela directamente a ellos, a su realidad (el logo: la manta, un cayuco, la olas del mar). Aquí no hay falsificación. Es una línea de ropa nueva y genuina que habla de ellos mismos. Es ropa legal hecha por gente ilegal.

Diez meses después, resulta que la marca “Top Manta” no puede ser una marca. Eso es lo que ha decidido la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) en una resolución publicada este martes en el BOE. “El sistema racista permite que todo el mundo utilice la palabra top manta, menos nosotros. Cuando nosotros la utilizamos para ponerla en valor, entonces no sirve, no nos dejan”, explica Laminé Sarr, 34 años, vendedor ambulante desde hace 10 y miembro de la Asociación de Manteros de Barcelona.

¿El motivo? Según este organismo, la marca “Top Manta” “carece de la capacidad para ser percibida por el público como una marca, sino como una forma de venta ambulante o venta en la calle”. Le niegan, así, cualquier posibilidad de relato alternativa. “Es puro racismo de Estado. Es una forma de decirnos: sois ilegales y siempre será así”. No piensan rendirse tan fácil. Laminé explica que ahora el próximo paso será registrar el logo.

El nombre, por ahora, tendrá que esperar. “En cierto sentido, era previsible. Pero había que intentarlo porque es el nombre que ellos quieren reivindicar”, explica la abogada Laura Rull de Rizoma Advocats, el despacho de abogadas que ha acompañado al colectivo de manteros a formalizarse legalmente como asociación durante todo este proceso junto a PlayGround Do. “Desde la OEPM alegan que es un término que se asocia a lo ilegal; eso es cierto. Pero justamente lo que ellos proponen es dar un revés al significado y da una connotación positiva a fin de dignificar su colectivo”, explica.

"El ruido que se está haciendo es muy positivo para cambiar la imagen del top manta y para que en el futuro, si buscas en Google la palabra, no te aparezcan solo noticias negativas" (Laura Rull, abogada)

La jurista insiste en que la denegación del registro de la marca no impide que se siga usando. Ni que esta sea ilegal. “El ruido que se está haciendo es muy positivo para cambiar la imagen del top manta y para que en el futuro, si buscas en Google la palabra, no te aparezcan solo noticias negativas”. El colectivo, cuenta, está tratando de asociar el nombre “top manta” con un movimiento reivindicativo.

Y lo está consiguiendo. “Pese a que no se ha podido registrar la marca bajo la denominación TOP MANTA, el colectivo ha iniciado los trámites para proteger la marca con la que comercializarán sus propios productos”, argumenta Rull. Con la denegación, el organismo acepta así las alegaciones presentadas por la Asociación para la Defensa de la Marca (ANDEMA) y la empresa de asesoría Isern Patentes y Marcas. Consideran que, reconociendo esta marca, “estarían legitimando una actividad delictiva que se basa en la falsificación y en la piratería callejera”. Sarr discrepa: “Pero eso es mentira. Justamente esta marca es nueva y creada por nosotros. No hay falsificación. Es legal”.

El organismo también alega que no es una marca “ética”. Sarr desmiente: “Es una marca reivindicativa y social. No explotamos a personas y estamos teniendo cuidado del medio ambiente”. También cree que algunos medios están sacando partido de la noticia. “Quieren seguir criminalizándonos. ¿Por qué el veredicto se ha dado justamente ahora si se reclamó hace meses? Con este tipo de noticias algunas personas podrán asociar la marca que estamos haciendo a algo negativo o ilegal”, denuncia.

El anuncio de la denegación llega ahora, en mitad de dos semanas convulsas por los disturbios en Lavapiés a causa del fallecimiento del mantero Mame Mbaye y las persecuciones policiales. Y llega, también, ahora, en plena campaña de crowdfunding de una nueva línea de ropa anunciada hace apenas unos días en la plataforma Goteo. La campaña “Ropa legal hecha por gente ilegal” está siendo todo un éxito y ya ha recaudado casi 40.000 euros, el doble de lo inicialmente requerido para desarrollar de forma óptima su proyecto.

El proyecto tiene como objetivo arrancar esta empresa social de moda y destinar el dinero de las ventas a diferentes fondos sociales: fondo de vivienda, legal, salud, educación, cooperativa, participación política y cultura. Desde el colectivo, se quiere aclarar que la decisión de la OEPM no paraliza la campaña de crowdfunding ni afecta al proyecto social en el que llevan meses trabajando.

Así lo hacen constar en un comunicado para los mecenas de Goteo: “Nuestros productos son legales y de la máxima calidad. Pretenden generar oportunidades que nos permitan salir de la venta en la calle y demostrar nuestra creatividad y ganas de pasar a la legalidad”. “La situación es muy dura. Trabajar en la calle es una cuestión de supervivencia. El estado racista no nos da alternativas. Y, ahora, negándonos un nombre, demuestran de nuevo su racismo. Pero no nos vamos a rendir. Vamos a seguir luchando porque nuestros productos son legales”, defiende Laminé. El próximo mes de abril tendrá lugar en Barcelona la presentación oficial de la marca Top Manta.

share