PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

China y musulmana: una oración desde el laberinto cultural

H

 

La fotógrafa italiana Guilia Marchi documenta la vida de una estudiante del Islam en El Cairo

Alba Muñoz

10 Septiembre 2014 13:22

La comunidad musulmana en China, representada sobre todo por los uigures, son un "problema" que el gobierno central tiene, de momento, bajo control. A pesar de los focos de violencia, el Partido ha conseguido frenar el crecimiento de la minoría religiosa concentrada en el noroeste: temen que se convierta en una Chechenia local.

Por eso los chinos musulmanes, que representan el 1% de la población, resultan extraños entre confucionistas, budistas y taoístas. Más aún si viven lejos de la zona uigur. Es el caso de Ding Lan, de 22 años y originaria de la provincia de Henan. La joven ha decidido marcharse a estudiar Islam a El Cairo, Egipto, en busca de unas raíces que ella siente dentro pero que la están llevando a los lugares más exóticos y lejanos.

La fotógrafa italiana afincada en Beijing Guilia Marchi siguió a Ding Lan en la búsqueda de sus raíces y su autoconocimiento, lo que dio lugar Musilin: llámala Fatimah, un reportaje que intenta mostrar la complejidad del propósito de Lan: constuir su identidad pieza a pieza, combinando los cimientos de la cultura china una intrincada fe en el Islam.

share