PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La verdadera Lena Dunham, en busca y captura

H

 

La web Jezabel ofrece 10.000 dólares a quien pueda proporcionarles una imagen sin Photoshop de entre las utilizadas para la última portada de Vogue

Mario G. Sinde

17 Enero 2014 10:51

La estrategia que han seguido medios digitales como Gawker o Jezebel en los últimos años puede considerarse o bien justiciera o bien obscena, dependiendo de qué ángulo de visión preferimos adoptar. Si creemos que la industria de la moda está alterando nuestros valores estéticos y deformando la percepción que tenemos de la mujer real, entonces sus operaciones de desenmascaramiento pueden ser parecidas a las de cualquier investigador de escándalos: se trata de denunciar cómo a las modelos y las famosas se les retoca el pelo, la nariz, las curvas, los brillos y los poros con una simple operación estética de Photoshop. Pero si creemos que Jezebel es, en el fondo, una marca que busca hacer dinero pagando dinero, y que compra miserias para obtener audiencias, entonces estamos en el otro bando: el de la carroña, no muy distinta a la de la prensa del corazón.

El caso es que Lena Dunham ha protagonizado la portada de Vogue de este mes, jaleada como ‘la nueva reina de la comedia’, en lo que para algunos es una maniobra habilísima de Anna Wintour, que se la ha metido doblada a la directora y guionista de “Girls”: ya que vas de mostrar el cuerpo de la mujer con naturalidad, con sus imperfecciones y sin pudor, vamos a sacarte en la cabecera número 1 del glamour con unas fotos más artificiales que el perfil facial de Michael Jackson. Y ahí es a donde van las responsables de Jezebel: si alguien es capaz de suministrarles una foto original de Lena Dunham antes del Photoshop, recompensarán la audacia (y la traición) con 10.000 dólares.

La verdad es que la cantidad parece un poco pobre, y dudamos que nadie del entorno Vogue (y menos aún del entorno Dunham) se preste a correr el riesgo por una cantidad que no garantiza la jubilación. Al fin y al cabo, Lena no es Mar Flores y no tiene en su entourage ningún Coto Matamoros sin escrúpulos dispuesto a vender las fotos a la primera oportunidad.

Aprovechamos para anunciar que nosotros compramos el mismo material, pero a cambio de un menú Nostrum. A ver si también cuela.

Lena Dunham en el Vogue febrero y la propuesta de JEZEBEL

share