PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Una simple caja de pizza, pasaporte directo a la realidad virtual

H

 

Con 'Google Cardboard', un smartphone y un trozo de cartón es lo que único que te separa de tener tu propio kit VR

Natxo Medina

27 Junio 2014 17:08

En los últimos meses no paramos de oír hablar de la realidad virtual como la siguiente frontera del ocio electrónico. Con Oculus Rift adquirida por Facebook por 1.500 millones de euros, y Sony presentando su proyecto Morpheus, parecería que la próxima generación de videoconsolas podríamos llevarlas directamente en la cabeza. Queriendo aportar su granito de arena techie a la discusión, Google presentaba en la reciente feria E3 de Los Angeles su proyecto Google Cardboard, un kit basado en una aplicación para smartphone... y un buen pedazo de cartón.

Aunque la empresa ha desarrollado una serie de modelos de prueba, la idea es que cualquier persona con un teléfono de nueva generación y un poco de maña pueda hacerse sus propias gafas inmersivas siguiendo una serie de instrucciones, sin necesidad de tecnologías complejas y gastándose alrededor de 10 euros en la ferretería, en cosas como un poco de velcro y un par de pequeños imanes. Para el cartón se recomienda uno que sea un poco sólido, como por ejemplo el que se utiliza para guardar las pizzas.

Con

Y una vez montado el aparato, y descargada la app en tu Android, ¿qué puede hacerse? De momento todas las acciones que permite Cardboard están más o menos basadas en los motores de Google Maps, Google Street View y YouTube. Aunque el invento también tiene un par de sorpresas escondidas y en la página del proyecto incluyen instrucciones para que cualquier programador pueda experimentar con el kit. La gracia del asunto está antes en fomentar el espíritu "maker", y como decíamos, acercar las posibilidades de las nuevas tecnologías al mayor número posible de personas. Lo bien o mal que te lo pases después depende totalmente de ti. ¿Te atreves? Pues vete pidiendo ya mismo una de cuatro quesos.

share