PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Este es el poeta más venenoso de la tierra Now

Now

Este es el poeta más venenoso de la tierra

H

 

Riot Über Alles regresa a la poesía con un poemario lleno de basura, de drogas, de locura y de tierna destrucción

Luna Miguel

11 Noviembre 2014 10:02

En un escenario apocalíptico, Riot Über Alles sale a la calle con la gabardina y las gafas de sol puestas. Él ha dejado de ser artista y de ser ciudadano para convertirse en el narrador en verso de una realidad absolutamente terrible: esta que nos ha tocado vivir y que sólo con la poesía más ácida podría llegar a afrontarse. Riot, que anteriormente era conocido como una suerte de Hunter S. Thompson del verso, adicto a todo tipo de polvos coloridos y a todo tipo de fiestas llenas de bestias, ahora  se pone serio y entrega Las normas del vertedero (Esto no es Berlín), un poemario de color rosa que en realidad esconde sentimientos de un color marrón tirando a negro.

Porque esto va de oscuridad y de apocalipsis, sí. De una apocalipsis cotidiana demasiado parecida a nuestras vidas veloces y a nuestra caótica ciudad. Cuando Barcelona se convierte en un vertedero en donde conviven los locos, los desquiciados, los hombres malos y los que van a morir, sólo las palabras punzantes del poeta más venenoso de la tierra conseguirán hacernos ver un poquito de luz. A pesar de la basura, de las drogas, de los miedos y de las alucinaciones, Riot Über Alles consigue rascar con sus dedos un trozo de esperanza suficiente como para que nosotros como lectores podamos admirarla ahí, atrapada en el hueco entre su carne y sus uñas.

Escribir desde el odio, desde la suciedad y desde el estómago. Escribir como quien envuelve su puño en vendas, preparándose para golpear. Escribir desde la fealdad, porque los grandes poetas no necesitan palabras bonitas ni cosas cursis para demostrar que sus voces son verdaderas. El arma de Riot Über Alles es aquí la sinceridad. No es efectista, ni exhibicionista, ni charlatán. Su discurso político tampoco es el de la derrota, sino el de la humanidad, y por eso en sus poemas pide que le humillemos, o invoca a la menstruación de las princesas Disney, o incluso establece unas nuevas leyes divinas para explicarnos el tan temido cosmos.

Leer a Riot se hace ahora necesario. Como indica la contraportada de Las normas del vertedero: lo estábamos esperando.


A SABER

 

1. No puedo permitirme a estas alturas
conceder importancia alguna

a nada.

 

2. Funciono como algo roto

e igualmente roto fue

siempre desde antes del principio,

un gemelo absorbido durante el periodo fetal.

 

3. Mataré a alguien antes o después:

conociéndome,

casi seguro que será una enmienda inútil

llegando lo que se dice tarde y mal.

 

4. ¿Dónde está todo el pelo prometido?

Por lo visto, la extinción no llega.

Tampoco así habrá más paciencia

—justo a eso me refiero—.

 

5. Esa humareda viene de alguna parte,

por lo que yo de vosotros

agudizaría algo al respecto.

(Riot Über Alles)

share