PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Brigada canina 2.0: estos perros ya atrapan a delincuentes informáticos

H

 

Rastrean y detectan el químico presente en todos los dispositivos electrónicos

Carlota Ming

28 Septiembre 2014 11:10

Se llaman Selma y Thoreau, y son los primeros perros entrenados para detectar dispositivos electrónicos con contenido malicioso. Ambos forman parte del programa de perros guía para invidentes de Nueva York y han aprendido a rastrear un químico presente en ordenadores, tarjetas de memoria, discos externos, USB y cámaras digitales.

No sólo han ayudado a localizar estos objetos escondidos que contenían pornografía infantil, otros datos y archivos fraudulentos, sino a identificar personas, tejidos, metales y hasta paredes que han tenido contacto con los mismos.

Por seguridad, la policía de Nueva York no ha querido revelar cuál es el químico identificado por el veterano forense Jack Hubball. Este científico fue el que en 1986 consiguió aislar el acelerante presente en las escenas de los incendios provocados. Gracias a este descubrimiento, las brigadas caninas de la policía pueden rastrear este crimen y también los más variados narcóticos y explosivos.

El FBI, que cifra en 750.000 los "depredadores online" de Estados Unidos y que lleva años certificando el crecimiento de los delitos informáticos, ya ha mostrado su interés en estos nuevos agentes 2.0. En su primera misión en octubre de 2013, Selma participó junto al FBI en un registro y encontró una tarjeta de memoria escondida dentro de una máquina de coser. Ello permitió investigar al dueño de la misma e identificar a víctimas de pornografía infantil.

Mientras las academias de perros policía incorporan estos nuevos conocimientos, Hubball ya tiene un nuevo reto: identificar el compuesto presente en pantallas de cristal líquido. Podría utilizarse para olfatear las pantallas LCD en smartphones ocultos.

[Vía Bloomberg]

share