PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La maternidad orgásmica y otros hechizos reales Now

Now

La maternidad orgásmica y otros hechizos reales

H

 

La artista y activista María Llopis está gestando un vademécum sobre maternidad subversiva. En diez días ha logrado la mitad del presupuesto en Verkami

Alba Muñoz

09 Mayo 2014 12:44

“Existen mujeres que han tenido orgasmos durante el parto y mujeres que se corren mientras dan de mamar. El embarazo, el parto y la crianza son estadios sexuales. Negarlos supone una pérdida de nuestro potencial sexual”. Esto lo escribió la artista y activista valenciana María Llopis en 2010.

Su trayectoria es un nutrido cóctel de investigación sobre feminismos pro-sex, postpornografía, identidad y género, y en su obra, la sexualidad y la intimidad son poderosas fuerzas de creación y armas políticas necesarias.

Hace seis meses, después de dos abortos naturales (o pérdidas gestacionales, como ella se refiere a los mismos), Llopis tuvo a su hijo Roc. Para entonces, ella ya intuía que la maternidad tenía un poder subversivo y revolucionario, pero el parto hizo que se decidiera a poner en marcha el proyecto editorial Maternidades Subversivas, para el que está buscando financiación en Verkami: “Me parecía que había una incongruencia dentro del feminismo queer y la postpornografía al ignorar la maternidad. Artistas como Del Lagrace Volcano, Sadie Lune, Belladonna, Madison Young o Wendy Delorme nos demuestran con sus películas, documentales y performances que la maternidad es parte de su práctica feminista y queer”.

Maternidades Subversivas

Maternidades Subversivas será un libro de entrevistas a madres extraordinarias, o según Llopis, invisibilizadas. Los casos que Llopis tiene en mente no son ejemplos en el sentido de perfección canónica, sacrificio e higiene, a la que las revistas sobre el género nos tienen acostumbrados. Todo lo contrario. En Maternidades Subversivas, el apartado más mainstream son las doulas. “Son prácticas silenciadas. Desde que he empezado el Verkami, no dejan de llegarme mails de mujeres ofreciéndome sus testimonios de partos orgásmicos y lactancias orgásmicas, de todas partes del mundo. La maternidad es un estadio más de la vida sexual de la mujer (y de los hombres o personas con coño) y como tal está ahí para ser gozado”.

Tabúes y mundos no imaginarios

 Ana Alvarez-Errecalde

Llopis quiere poner a nuestro alcance experiencias que están ahí pero que, por poco normativas y por los prejuicios que conservamos, se han mantenido en un isla lejana a la que ella está dispuesta a ir como corresponsal.

Uno de los apartados podría titularse tabúes y censura: partos y lactancia orgásmicos, paternidad múltiple, maternidad transexual y maternidad porno. También entrarían en esta sección casos de censura como el de la artista visual Ana Alvarez-Errecalde.

Pero, ante todos estos modos extraordinarios, nos asaltan las dudas. ¿Pretende Maternidades Subversivas extender y normalizar estas prácticas y experiencias entre las nuevas madres?

En España, hemos pasado de la maternidad mediatizada y ausente que se vende desde los 70, la de la anestesia y el biberón, a una maternidad más hippie o más conectada con los deseos de las criaturas y de nuestros propios cuerpos. Esta segunda tendencia ha surgido como reacción a la maternidad enajenada. Pero, ¿no sigue siendo una forma de juzgar a las madres que no quieren o no pueden seguir los preceptos naturistas y místicos; de seguir generando culpa y restando independencia y seguridad? ¿De fabricar malas madres?

Llopis responde: “Cada época tiene un modelo de crianza de moda. La cuestión es plantearnos si somos capaces de vivir la maternidad (pero no solo la nuestra, sino la de nuestras hermanas, amigos transexuales, etc.) fuera de los dictados de la moda de turno, vivirla de forma genuina. Y no permitir que nos juzguen y dejarse de auto juicios”. Algo, añade, muy difícil ya que, como reflexionaba la filósofa Carolina del Olmo en su ensayo ¿Dónde está mi tribu?, si hay algo que la maternidad necesita es mucho apoyo y ayuda: “Cuando me preguntan por el puerperio (el periodo de seis a ocho semanas después del parto), suelo contestar que esto es como un viaje de pastilla. Es maravilloso. Pero lo es porque tengo ayuda. Si yo tengo que hacerme la comida, poner la lavadora y encargarme del mundo material cada día cuando estoy hasta arriba de hormonas de placer, pues el viaje se te baja y se te puede hasta torcer. Hay que cuidar mucho a la mujer que está criando, porque cuanto mejor cuidada esté, mejor cuidado estará ese bebé, que a su vez cuidará a su gente cuando sea mayor. Es una rueda”.

Ilustración del libro Revolución en punto cero. Reproducción, trabajo doméstico y luchas feministas, de Silvia Federici.

Los cuidados, para María Llopis, son una bomba política, ya que el mundo capitalista rueda porque las mujeres trabajan gratis. En Maternidades Subversivas, este debate estará representado por una entrevista con la activista Alicia Murillo, que sostiene que las mujeres deberían cobrar un sueldo por gestar, parir y criar.

Engendrar sin hombres

Una de las personas que Llopis quiere entrevistar es Marguerite Rigoglioso, profesora de la Universidad de California —a la que conoció en Londres— y experta en el culto a la maternidad virginal en la Antigua Grecia. Sus investigaciones se han centrado en la creencia de aquella época según la cual, algunas mujeres eran capaces de reproducirse sin la intervención del hombre: “Se llama partenogénesis y es un proceso posible a nivel científico: se ha probado con ratas de laboratorio”, explica Llopis.

Esto, además de dejarnos absortos, nos genera más dudas. ¿Será Maternidades Subversivas un nuevo ejemplo de sacralización pagana de la maternidad y lo femenino?: “La cuestión es vivir nuestros cuerpos en libertad, pero también conocer la realidad. El parto orgásmico, por ejemplo, es una realidad silenciada. Y así se silencian cada una de las posibilidades de nuestros cuerpos. Eso no es libertad, es ignorancia impuesta por un sistema patriarcal que censura las posibilidades de goce de nuestros cuerpos”.

Esta es la propuesta de María Llopis y de muchas mujeres que se están aproximando a su hoguera, a su proyecto mágico y real. Más allá de la transformación vital y física de un embarazo, Maternidades Subversivas pretende arrojar luz sobre los múltiples poderes de la concepción que han permanecido ocultos a sus propias protagonistas.

share