PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El vídeo que destapa la verdadera crueldad de los festejos taurinos

H

 

Igualdad Animal muestra la crueldad de los festejos taurinos en España con imágenes nunca vistas de encierros, novilladas y becerradas

Ignacio Pato

08 Junio 2015 16:15

No tienen un perfil atractivo para Instagram, pero los toros sienten igual que el resto de animales.

En España se celebran cada año 16.000 festejos en los que el maltrato taurino es el principal reclamo. Algunos activistas de la organización Igualdad Animal se han infiltrado en algunos de estos eventos para conseguir estas imágenes inéditas:


Para ello, han recorrido varios pueblos de Madrid, Guadalajara y Valladolid en los que se desarrollan algunos de estos sucesos calificados de fiestas por sus promotores. Con las imágenes del vídeo se pretende conseguir firmas para una campaña cuyo objetivo es que la Comisión Europea deje de subvencionar estas atrocidades.

En estos encierros, novilladas y becerradas, la diversión y la muerte se hallan brutalmente entrelazadas para quien las hace y para quien las sufre. Para los primeros, la risa del verdugo; para los segundos, la nada.



El miedo. El estrés. Las caídas y las heridas. Un destino que no es otro que la negritud de la muerte. La agonía. El sufrimiento domina aquí los eternos minutos que un toro vive en un encierro.

En el campo, el animal se ve rodeado por una multitud de personas que le arroja piedras, trata de pincharle con lanzas o incluso le persigue en coches, todoterrenos o tractores.

No hay salida posible. Si el animal cae al suelo extenuado, es asesinado de un disparo en la cabeza.

Algo que ha sorprendido a los investigadores es la presencia de menores en estos festejos, expuestos a situaciones de inseguridad y violencia


No hay salida en un espectáculo de muerte contemplado por niños y niñas. Se hace pasar como normal lo que no es normal.

Porque ninguna persona de 2 o 3 años debería ver la muerte de un animal de su misma edad, y a sus padres riéndose a la vez que eso pasa.

Porque la tradición, a veces, puede ser una maldición.






share