PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Se hizo pasar por fotógrafo para secuestrar a una modelo. Luego intentó venderla a través de internet

H

 

La joven fue drogada con ketamina en una sesión de fotos falsa. Su captor asegura ser parte de una oscura red criminal clandestina que secuestra a jóvenes para subastarlas como exclavas sexuales

L.M.R.

06 Agosto 2017 18:02

Polizia Di Stato/AP

Todos hemos oído historias de gente que se hace pasar por fotógrafo de moda o scouter o agente de casting para intentar follar. Buscan usar una supuesta posición de fuerza dentro de una industria para aprovecharse de las modelos con poca experiencia y muchas ganas de triunfar. Ellos pueden ayudar... a cambio de sexo. Lo que acaba de hacer Lukasz Pawel Herba tiene algo de eso, pero lleva las cosas a otro nivel.

La policía italiana detenía ayer a Herba, ciudadano polaco de 30 años residente en Reino Unido, por el secuestro de una modelo británica en Milán.



Según el comunicado que han difundido a los medios, la modelo, de 20 años, había llegado a Milán el 10 de julio para participar en una sesión de fotos organizada a través de su representante. Cuando al día siguiente se plantó en el local en el que supuestamente iba a tener lugar la sesión, la joven se encontró con un hombre sin ningún equipo fotográfico y con pocas ganas de explicar lo que estaba sucediendo.

La sesión era una farsa, una trampa. El hombre se abalanzó sobre la chica, la redujo y le administró una cantidad generosa de ketamina por vía intravenosa. Tras el pinchazo, la joven quedó KO. Incapaz de moverse o de hablar. Mucho menos de gritar.


La víctima, de 20 años, fue agredida y drogada con ketamina en una sesión de fotos falsa


Con ayuda de un cómplice, Herba habría desnudado y fotografiado a la chica con su móvil. Necesitaba pruebas para su plan. Luego la amordazaron, la esposaron de pies y manos y la metieron dentro de una enorme maleta, como en la imagen de arriba (una simulación de la policía durante la reconstrucción de los hechos).

Herba y su cómplice se llevaron a la chica en el maletero de un coche hasta una casa de campo en el Borgial, una pequeña comuna del Piamonte, a dos horas y media de Turín. Allí la tuvieron secuestrada durante 6 días, tiempo que pasó esposada y encadenada a un mueble en una pequeña habitación.


La modelo, cuya indentidad no ha sido revelada, permaneció secuestrada durante 6 días en una casa de campo a dos horas y media de Turín


Ficha policial de Lukasz Pawel Herba. Polizia Di Stato/AP

Desde el principio, Herba contactó con el representante de la modelo para plantearle una extraña reclamación: debía organizar el pago de 300.000 dólares en bitcoins, o la modelo sería subastada como esclava sexual a través de internet.

El agente no cedió, no pagó ningún rescate. Aún así, el 17 de julio, el captor metió a la chica en su coche y la llevó hasta las inmediaciones del consulado británico en Milán, donde la liberó.

Minutos después, el hombre era detenido por la policía, que ya había sido alertada del secuestro.


Los secuestradores reclamaron el pago de 300.000 dólares en bitcoins para evitar que la joven fuera subastada como esclava sexual a través de la darknet


Local en el que supuestamente iba a tener lugar la sesión fotográfica

La mujer ha contado a la policía que su captor le dijo que la liberaba porque se había enterado de que tenía un hijo pequeño. No es que la idea de ver al crío sin su madre le ablandara el corazón. No, la cosa es más retorcida.

Tienes un hijo de dos años y nuestras reglas excluyen a las madres”, Herba le dijo a la modelo. Nuestras reglas.

El secuestrador le explicó a su víctima que los secuestros de mujeres con hijos menores estaban “prohibidos por la Muerte Negra”, una red clandestina que actúa en la darknet, y de la que el secuestrador aseguró ser parte.

Aún así, todo indica que la liberación tenía un precio ligado a una amenaza de muerte en caso de que la víctima acudiera a la policía.

Los investigadores han encontrado en el ordenador del acusado lo que parece un contrato redactado en inglés:

Se te libera con una advertencia. Eres consciente de tu valor en el mercado de la compraventa de esclavos. Cometimos un error con tu captura. Has accedido al pago de 50.000 dólares en concepto de costes pendientes por tu liberación. Esperamos el pago de ese dinero en bitcoins en el espacio de un mes. Cualquier tipo de desobediencia resultará en tu eliminación. Has sido tratada de forma justa y con respecto y esperamos el mismo trato de vuelta”.


"Has accedido al pago de 50.000 dólares por los costes pendientes de tu liberación. Cualquier tipo de desobediencia resultará en tu eliminación"


Esposas utilizadas durante el secuestro. Polizia Di Stato/AP

Lo de la Muerte Negra no es un invento. “La Europol encontró rastros de este grupo en la dark net hace un par de años”, explica Lorenzo Bucossi, jefe de la policía estatal en Milán, en declaraciones al Telegraph. “No sabemos si el acusado está realmente vinculado a una organización o si podría haber creado su propia versión de la Muerte Negra”, añade.

De momento la policía no ha podido determinar si Herba intentó realmente vender a su víctima en una subasta de internet, o si se trataba de una simple amenaza poco verosímil, un simple farol.

El equipo del fiscal adjunto de Milán, Paolo Storari, investiga si el hombre disponía de los contactos necesarios para organizar algo así, la subasta de una persona. Tras la detención de Herba, los investigadores sí han detectado evidencias de diversas subastas online en las que supuestamente se vendía a jóvenes secuestradas.

La policía trata de aclarar si se trata de subastas y secuestros reales o si el sospechoso podría haber inventado a esas víctimas como atrezo para dar solidez a un plan meticulosamente planeado. Sí aclaran que existen “evidencias de que el detenido había tenido contactos con gente que había secuestrado a mujeres en el pasado”.


[Vía Corriere della Sera]

share